sábado, 14 de abril de 2018

Barranco Rio Juanes o Cueva del Turche.

El sábado día 14, con la ilusión de empezar a conocer a los primeros socios del Club Tracalet, nos acercamos al Barranco del Rio Juanes, cercano a la localidad de Buñol.
Después de las presentaciones y tras un rato de charla, decidimos acceder con combinación de coches a la cabecera del barranco, que está situada en el pueblo de Yatova.
Empezando a caminar por la senda llegamos al inicio del barranco, en ese lugar nos equipamos y comenzamos el barranco con un primer salto, el agua estaba bastante fría, ¡¡Los pelos como escarpias!! Jajajajajaja.












Seguimos con un pequeño destrepe y llegamos al primer rapel, y poco a poco fuimos bajando por el barranco, haciendo los sucesivos rapeles y pozas, sin ningún tipo de contratiempo, ya que el equipamiento del barranco está en buenas condiciones, salvo la reunión que está en la salida de la Cueva de las Palomas a la derecha, a la cual le falta la reunión.







Después de la cueva, ya que el barranco tenía poco caudal de agua, salimos del barranco y evitamos una zona de matorrales, sin hacer el rapel 4, por la senda de la izquierda siguiendo el PR hasta llegar al cruce del cauce, llegando a la zona mas espectacular con sus 3 rapeles seguidos R-10,17 y 35 m.


Este último rapel, con la espectacularidad del entorno formado por un circo de tobazo, con la laguna y la Cueva del Turche a sus pies, tenga agua o sin ella nunca nos deja indiferentes.


Una vez terminado el barranco y reflexionando con todo lo aprendido y lo bien que nos lo habíamos pasado haciendo el descenso con los compañeros, (Loli, Andrés, Ivan y Sime) seguimos caminando hasta llegar a los coches donde recogimos el material y regresamos a casa, con una gran sonrisa dibujada en la cara y la mente puesta en los barrancos que nos esperaban al día siguiente con otros compañeros de Tracalet.




Redacción: Rafa

domingo, 8 de abril de 2018

Avenc Cabeza Royo

El domingo 8 de Abril Iván propone la actividad de descender el Avenc Cabezo Royo. Se trata de una fractura de -133 m. y 290 m. de recorrido. La cavidad es compleja, ya que tiene dos bocas y varias vías para descender. Quedamos a las 9:00 en el club, recogemos el material necesario y vamos hacia Argelita.
A las 12:30 comenzamos el descenso, Iván quiere instalar el primer pozo y Raimon el segundo. En principio, queremos descender por la vía clásica. Elegimos la boca que está llena de maleza.
Al comenzar la instalación Iván nos grita: ¿Que pone en la reseñaaaa? Nosotros le cantamos la reseña. Y se oye: "No sé... algo no cuadra". Bajamos el primer pozo, una vertical bastante larga y amplia, iluminada por la luz natural de la boca, llegando a un péndulo de unos 3 metros que conecta la instalación en la pared contraria. Este primer pozo acaba en una repisa muy cómoda.

Aquí es donde Raimon me dice: "¿Eso era el pozo de 80 m.? No parece tan profundo". Yo miro a un lado y al otro de la repisa y veo que hay pozos a ambos lados, algo no cuadra. Continúa Iván con la instalación del segundo pozo, pasamanos en la repisa y algunos desviadores fijados de forma natural. Durante el descenso se estrechan las paredes, llegando a ser, en algún punto, como un metro de ancho.

Son descensos largos, con pocos fraccionamientos. Llegamos al final del pozo, en ese momento es cuando Iván y yo nos damos cuenta de que no hemos bajado por la vía clásica, bajamos por la vía del Descubriments. Un primer pozo de 50,4 m. y un segundo de 45,20 m. con repisa intermedia donde conecta con la vía de Els Petards y llegando a la base común que conecta con la vía Clásica. Raimon sigue convencido de que bajamos por la clásica... jejeje bueno, cada uno bajó por donde quiso.
Comenzamos el ascenso, Raimon desinstala el pozo 2 y yo el pozo 1. Es la primera vez que desinstalo y si la teoría no la tengo clara, la práctica ni te cuento... pero Raimon e Iván me dan muy buenas indicaciones. Poco a poco voy subiendo, recogiendo el material. Desmontar el péndulo fue muy divertido, cuando me suelto de la cinta fijada en la pared y me estampa la cuerda en la pared de enfrente. Ahí pensé: ¿pero cómo ha podido hace un rato instalar esto? ¿Cómo ha llegado a ese lado de la pared si no hay nada donde cogerse? 

Salimos de la sima a las 17:30, a Iván le pareció una birria de actividad, ya que no salimos de noche de la boca, pero lo pasamos bien y decidimos volver para, entonces sí, bajar por la vía clásica.

Redacción: Mª José

domingo, 1 de abril de 2018

Barrancos Nacimiento y Otonel


Quedamos a las 9,30 en Dos Aguas, Andrés, Loli, Rober, Salva y yo (Samu) y aunque parezca mentira llegamos los 3 coches casi a la vez...

 Nos dirigimos primero a hacer el barranco del Nacimiento, al llegar nos encontramos con un grupo de barranquistas que ya se dirigían al primer rápel, corrimos todo lo que pudimos y mientras nos equipábamos otro grupo llegaba, pero conseguimos instalar los primeros, y bueno, había que correr porque teníamos dos grupos detrás y Loli trabajaba ese día... Así que fuimos a tope y en una hora ya habíamos terminado el barranco... Menos mal que puse a grabar la Go Pro y en casa pude ver lo bonito que era el barranco porque allí no me dio ni tiempo jaja.



 
Al terminar, nos fuimos directos al bar a recoger el premio y despedirnos de Andrés y Loli, que se bajaban.

Llegamos al barranco de Otonel y no había nadie... serían las 13:30 aproximadamente. Nos saltamos los 2 primeros rápeles por el paseo que había que dar del r2 al r3. Este barranco nos lo tomamos con calma, nos dimos un chapuzón en una poza después de la pesada subida y practicamos instalaciones en pasamanos y cabeceras, a las 16:30 terminamos el segundo barranco del día y de nuevo al bar a recoger el premio.




Redacción: Samuel

Fotografías: Andrés y Roberto





viernes, 30 de marzo de 2018

La Chana o Peñas Rubias.

Mi primera salida con los Tracaleteros ha sido a este barranco, que ya tiene varias crónicas por ser especialmente querido al haber sido abierto por miembros del club, Jose Manuel Dolz, Andrés Verdú y Sevi en febrero de 2015 y que mejor forma de conocer este barranco que con dos de sus aperturistas.

Aunque en alguna crónica se califica el barranco como sencillo su gradación seria V5 A1 II estando su dificultad marcada por el carácter vertical con una reunión aérea o colgada.

Finalmente nos juntamos 7 personas para el descenso, Andrés Verdú, Sevi, Anna Bayarri, Toni Girones, José Ángel Nuñez, Álvaro y yo. El grueso del grupo quedó en Valencia para desplazarse juntos a Viver y Álvaro y yo acudimos desde donde pasábamos uso días de vacaciones.
No conocía a nadie del grupo por lo que quedamos en el cruce de la carreta y estuvimos atentos a ver una cara conocida de las fotos de otras crónicas que fue la de Sevi. Aparcamos los coches, hicimos las presentaciones y en la escasa aproximación se demostró el buen rollo que impera en el club sintiéndonos rápidamente acogidos los novatos.

El barranco se soluciona con 7 rapeles de los que los dos primeros y el ultimo son destrepables con cuidado y los otros cuatro están encadenados para superar la mayor vertical de 65 metros siendo el ultimo el de la reunión colgada y volado en su inicio.

Sevi y Andrés se separaron inicialmente del grupo para quitar un anclaje en mal estado y nos reunimos con ellos en la cabecera del tercer rapel.

El resto comenzamos con el primer rapel que acaba en una marmita trampa de la que es fácil salir por el lado izquierdo, hay instalación para hacer un guiado, pero comenzamos a bajar y no lo realizamos. 

A continuación, viene un rapel en rampa con marmitas bastante resbaladizas que alguno destrepamos al no haber visto la instalación y otros rapelaron.

Ya todos juntos en la tercera reunión, el tercer rapel es en rampa también para acceder a la vertical y en el Toni practicó un autodescuelge ya que no se veía la siguiente reunión.





Después sigue un rapel de 25 metros que lleva a una pequeña repisa en la que no cabemos mas de tres personas.




Desde esta se inicia un corto rapel de 5 metros que te sitúa en la parte colgada de la cascada y donde se permanece colgado de la reunión mientras cambias las cuerdas de rapel para iniciar el volado que te lleva a la base de la cascada. Andrés fue el primero en llegar a esta reunión y el ultimo en abandonarla tras ayudar a todos los que lo necesitaron en este complejo paso. 




Él al bajar se encontró las cuerdas enrolladas, pero lo soluciono con el famoso paso de Spiderman que se ve en la foto.

Tras esto solo queda una rampa bastante pulida de unos 28 metros que puso a prueba alguna que otra posadera.

División de opiniones para el retorno entre sendero y “sendero de cabras” que finalmente se juntan para llegar al parquin.
Recogida de material y una breve pausa en Viver para refrescarnos ya que en el retorno el calor apretó y nos hizo sudar.



Una gran experiencia este barranco y la gente del grupo que hicieron que no siendo fácil el barranco si que lo pareciera y que me quedara con ganas de la siguiente aventura juntos que afortunadamente esta muy próxima.


Redacción: Alfonso Berrocal

sábado, 24 de marzo de 2018

Sima del Sabinoso

Com haguérem d’anul·lar la sortida als Ports, per mal temps, es decidí fer una sima més propera, la sima Sabinoso en Altura. Esta sima té una profunditat de -118 metres, i el més destacable és un passamans de 20 metres aproximadament més deu metres horitzontals de progressió en oposició sense passamans. 

Ens va costar un poc trobar la boca de la sima, encara que està marcada per un mulló. L’entrada és ampla i cal desgrimpar un parell de metres fins a la capçalera. En capçalera comença el primer tram d’uns 15 metres, amb alguns fregaments que cal tenir en consideració i passos estrets. En la primera cartel·la, s’obrin tres vies; nosaltres decidirem optar per fer la tercera, que baixa a la màxima profunditat. 
Després de superar sis metres en oposició de no molta dificultat, Arturo instal·là el passamans de quasi 20 metres. El passamans es pot iniciar just en la base del pou de 15m. en un natural prop del terra como a reassegurança i un metro més endavant hi ha un spit (que és el que s’utilitza per a la via 2) que serà el primer ancoratge del passamans. Continuant en oposició uns 6 metres es troba el següent punt del passamans. Per a fer-ho així, es necessita una corda de 35m. D’iniciar el passamans després d’eixos 6m. en oposició, que es como ho férem nosaltres, servirà una corda de 20m. apurant-la bé. 
i accedirem a una saleta, per on calgué escalar tres metres i passar per una gatera fins una sala més gran d’on partia la via 3. Arturo, ja deia que «esta sima es más bien deportiva» que en el llenguatge arturià (açò m’ha costat de comprendre dos anys i tres simes) significa «una sima refotuda i lletja com el cul d’un mico» i també digué «no creo que sea muy visitada» que vol dir «com es tan lletja i refotuda no ve ni el tato, així que no esperes instal·lacions en bon estat». Com hem dit , les instal·lacions de la tercera via estaven en mal estat o eren inexistents, tot era buscar possibles naturals però ni així... i la sima era cada volta més estreta, tan estreta que en un moment donat Raimón va dir que ell no podia continuar (si Raimon diu que no pot continuar, és que per ahí no passa ni Deu). Probablement havíem arribat a entre -80 o -90 segons la topo. Així que desistirem de continuar (jo feia mitja hora que anava ploriquejant pels racons dient «jo igual no continue més... és molt estret? ...hola? ...No em deixeu¡¡¡». 

Pujar per l’estreta fractura, no va resultar tan difícil com podia parèixer, però certament no era còmode. No és una sima per gent que novençana, però és prou entretinguda i cal dir que el passamans està xulo, a més, d’este passamans he eixit jo sol, sense que tinguérem que treure’m (molt ben fet Salva... gràcies Salva ...campió, si no m’anime jo...). 
Per futures visites cal tindre en compte el mal estat de les instal·lacions, i que les parets en determinats llocs es desfan del fregament de la corda, provocant caigudes de pedres, algunes de considerable grandària. 

Sens dubte el millor de la sortida ha estat poder compartir i aprendre de dos grans de l’espeleologia del nostre club. Gràcies Arturo i Raimon.

El Grup-Alfa ens ofereix el track de la cavitat partint des de la localitat de Llíria.

Redaccio: Salva

jueves, 8 de marzo de 2018

Balearik 2018.

Primer día, barranco de  Biniaraix.
El barranco de Biniaraix es un lugar mágico, salido de una película de fábula. Como el camino de baldosas amarillas de la película El mago de Oz, un pasillo de piedras arregladas y montadas entre sí discurre entre la sierra Tramontana durante kilómetros interminables de una subida dura, no, lo siguiente. Rodeados de preciosas vistas, vamos dejando el pueblo del que empezamos la ruta cada vez más abajo.
Olivos centenarios y bancales milenarios tan bien cuidados que parece que fuese ayer cuando los hicieron. Algo espectacular y difícil de olvidar.

Durante el camino de aproximación nos acompañó la lluvia, aunque muy débil, y poco a poco fuimos entrando en calor y perdiendo el aliento Vicent (Pimpollo) y yo, y con zancada larga y fuerte, Salva fue sacándonos cada vez más ventaja. Ya en el punto de entrada al barranco, Salva esperaba acurrucado y congelado como un pollo en el supermercado. En este punto soplaba un viento frío y muy húmedo, que sumó a la suave lluvia una espesa niebla. Almorzamos refugiándonos entre matorrales y seguidamente nos pusimos los neoprenos, con el aire azotándonos y un frió que pelaba. 
Una curva nos separaba, de un clima tranquilo, a un clima de frío tremendo y viento tormentoso.

Vestidos y equipados avanzamos por el barranco, superando unos destrepes hasta el primer rapel.
Equipados todos con una cuerda de 20 metros, cada uno de nosotros, fuimos instalando por turnos y avanzamos rápido y muy entretenidos. A pesar de que el tiempo empeoró y por momentos caía aguanieve, seguimos avanzando sin muchas dificultades.

Un detalle a medio barranco nos preocupaba: en una topo, el último rapel aparecía con una altura de 30 metros, mientras que en la mayoría aparecía con una altura de 20 metros, y solo llevábamos cuerdas de 27 a 22 metros. Cuando planificamos el viaje no vimos la topo donde se indicaba la altura de 30m. Vicent ya estaba pensando cómo solucionarlo. En algún momento nos lo explicó, pero Salva y yo (Sevi) nos quedamos mirándolo como ni nos hablara en chino… no nos enteramos de nada, jajajaja, y nos entró un poco de cosquilleo nervioso.
Bueno, cuando ya llegamos al final, Vicente nos dio a cada una tarea y nos la explicó en detalle. Decidió que montaríamos un sistema recuperable con un “pato”. Para poder llegar abajo montó un desembragable y usando un “shunt” empalmó dos cuerdas de 20m. en un sistema recuperable, el último en bajar ayudado desde abajo por los otros dos, desembragarían en caso necesario y una vez finalizado el descenso, tensando la cuerda de recuperar, ésta unida al “shunt” lo desbloquearía y soltando las cuerdas unidas, se recuperaríamos las curdas y el propio shunt (o algo así… … jajajajaja, para obtener una información fiable preguntad a Pimpollo). Como leéis, un sistema un poco complicado, pero lo “bueno”, es que después de bajar Salva y yo, Pimpollo vio que no había uno, sino DOS FRACTCIONAMIENTOS¡¡¡¡ de 10 metros cada uno, y solo Vicent los vio… para matarnos.

Después del periplo, por fin abajo, a por la foto final y retorno por la misma senda empedrada, 30 minutos de paseo y a por un picoteo en el puerto.
A las 6 a por nuestra compañera Estela al aeropuerto.

Redacción: Sevi


Segundo día, Gorg Blau – Sa fosca.
El divendres, com que ja estàvem els quatre (Sevi, Estela Pimpollo i jo) vàrem anar a fer el Gorg Blau-Sa Fosca, ja que estava més clar que l’aigua, que el dissabte estaria ple de gom a gom. Ens unirem a altres dos grups que volien fer el descens i ben matinet ens posarem en marxa.

No vaig a descriure lo xulo que és el barranc, això ho podeu trobar en totes les pàgines web que hi fan referència. Solament dir que el paisatge et deixa bocabadat i durant tot el descens (fins a Sa Fosca) estiguérem acompanyats d’un paisatge sonor, que allò pareixia la selva, a més és molt fàcil vore tota classe d’amfibis i altres animals (més endavant torne al tema dels altres animals).

La part de Gorg Blau, té uns quants ràpels fàcils (tots de menys de vint metres) i uns quants gorgs d’aigües blau safir (es dirà gorg blau per això?), jo m’ho vaig passar bomba, tirant-me de totes les pedres, tirant aigua a Sevi i a  Estela... hehehehehe.


En aplegar on comença Sa Fosca, ens va caure del cel un bidó estanc que li va pegar de refiló a un dels que ens acompanyaven. Era d’un grupet d’estrangers un poc animals, amb molt poca consideració pels demés, que ni es disculparen ni preguntaren si havien ferit algú, i a partir d’ací estigueren aixafant-nos els talons amb males maneres. En fi, lamentable.

Malgrat el desagradable incident, continuarem emocionats internant-nos, en la cada vegada més fosca, gola del llop.


Sa fosca, té molts ràpels, però tots facilets i divertits. Va ser molt excitant i emocionant com una cova aquàtica. Llàstima que hi havia troncs i branques i Pimpollo amb molt de seny ens va advertir que res de botar... Com sempre Pimpollo un deu, tenint cura de que no ferem el cabra. 

Un grup que ens acompanyà fins el final de l’activitat, que eren espeleòlegs andalusos, resultaren ser uns tios molt majos i divertits; allò va fer encara millor l’experiència, i en un tres i no res estàvem fora, un poc cansats (de 5 a 6 hores d’activitat) i un poc famolencs.

Ens canviarem de roba i iniciarem la tornada, tardarem tres hores en aplegar al cotxe. Aplegarem totalment de nit, la qual cosa ens permetré admirar un cel sense contaminació ple d’estreles. Per altra part ens deixà baldats, vinga a pujar muntanya, i més, i un altra, redeu es que no s’acabaven...  En algun moment més d’un pensarem: «jo me gite ací a dormir i demà ja vorem...» però ho aconseguirem (i sense cridar a l’helicòpter).

Una anècdota graciosa fou que quan quasi estàvem aplegant al cotxe, algú es va portar un ensurt de de campionat, quan enfocà el frontal a un ramat de borregues i veié tota la muntanya pleneta d’ulls vers fosfi mirat-se’l... hehehehehe

Redacción: Salva


Tercer día, barranco de Mortix.
Los integrantes del club Tracalet, Salva, Pimpollo, Sevi y Estela se disponen un día más a disfrutar de los barrancos de Mallorca! Hoy toca Mortix.

Después de desayunar y coger fuerzas nos ponemos en camino.
Aparcamos y nos ponemos en marcha, nos queda hora y media de aproximación. Durante la aproximación, nos pasamos el camino, venga buscar montoncitos de piedras (manolitos para los amigos), ya que el camino no está muy visible. Hay que guiarse por las sendas pisoteadas, por los nudos hechos en los propios matorrales y claro, por los manolitos. Por fin llegamos a cabecera. 

Mortix es un barranco divertidísimo, lleno de saltos y toboganes con pocos rapeles y unas vistas preciosas. El barranco acaba en el mar, el curso de agua turquesa se precipita al Mediterráneo azul intenso en una cascadita de cuento.


Una vez acabado el barranco, empieza la aventura! En el retorno tenemos que adentrarnos en una vía ferrata, para escalar la montaña y volver al coche. La vía se llama TE VEO SUELTO! no sé si llamarla vía ferrata o cable pelado anclado a roca!!



El mejor momento del día nos lo dio nuestro compañero Salva, que, de la misma emoción, tensión por la dificultad y adrenalina, nos deleitó con un súper grito!, que no sabíamos si estaba anclado en la montaña o en una carroza del orgullo gay!!! Jajajaja, desde luego fue lo mejor del día!. Una vez acabada la ferrata todavía nos quedaban 3 horas y media hasta llegar al coche.

Descansamos a comer algo para tomar fuerzas y quitarnos los neoprenos y continuamos el retorno. Cuando llevábamos más de hora y media andando, nos quedamos sin agua y nuestro compañero Sevi, que estaba muy preocupado, decidió llenar las botellas vacías de una surgencia de agua, dijimos - ¿nos deshidratamos o pillamos diarrea?, jajaja, habrá que arriesgarse!. El agua estaba buenísima y no produjo dolencias, aunque Salva no se fiaba, y pasó más sed que en el Sáhara!!.
A punto de llegar al coche, exhaustos, se puso a llover, nada que no nos permitiese seguir avanzando. Y como es costumbre en nuestro club, por lo bien que lo habíamos hecho, !!!de premio cervecitas y picoteo!!!

Redacción: Estela


Cuarto día, visita a la ciudad de Palma de Mallorca.




Después de tres días intensos de actividad y como colofón a nuestra andadura por Mallorca el domingo lo dedicamos a hacer turismo por Palma de Mallorca.

Sin demasiada prisa, nos levantamos, y el que llegó a tiempo, pudo desayunar. 




Sacamos a secar un poco nuestros enseres, para no intentar pasarnos en el peso de nuestros equipajes. Fuimos recogiendo y montando nuestras maletas y colocándolas en el coche. Nos despedimos del equipo de organización y demás compañeros de la actividad y emprendimos la marcha a Palma.

Ya en Palma, nos dedicamos a ir visitando tranquilamente los monumentos más representativos del centro histórico de la ciudad.

Entre unas y otras y alguna cerveza en la terraza de un bar se nos hizo hora de comer.
Comimos tranquilamente en un restaurante y terminamos la comida con un licor de hierbas mezcladas típicas de la isla.
Ya por la tarde nos fuimos al aeropuerto para volvernos a Valencia y dar por terminada la actividad.

Redacción: Pimpollo