domingo, 26 de julio de 2020

Sima de Quatretonda

La semana pasada ya tenía muchas ganas de hacer una sima y lo propuse en el foro. Al poco tiempo se apuntó Salva y me dijo de hacer la sima de Quatretonda y para allí que nos fuimos Ángel, Aurora, Alfonso, Salva y yo. Esta sima es la más profunda que he hecho por el momento (-168,5m) y claramente me ha dejado con ganas de más.
Una vez estábamos en Quatretonda seguimos el track y aparcamos en la casa que hay enfrente de los campos de olivos. Seguimos la ruta de BTT tomando siempre el camino de la derecha, pasamos una casa de piedra y continuamos hasta llegar a la boca de la sima, que se encuentra vallada y en esta ocasión estaba abierta. Nos equipamos y Salva preguntó que quién quería instalar y me ofrecí voluntaria para aprender. La boca de la cueva tiene más de 3m de diámetro.

Salva bajó primero y yo le seguí. Lo primero que encontramos es el pozo Benavent (-99,5m) en el que en el tercer fraccionamiento la cuerda tiene un poco de roce por lo que es recomendable seguir la vía de la derecha y mantenerse en esta lo máximo posible. A -76m encontramos una pequeña repisa.
Llegamos a la base del pozo en la sala del Gos, dónde nos entretuvimos a mirar las formaciones y pasamos a la sala de los Murciélagos, dónde encontramos algunas Antiestalactitas (muy curiosas ya que algunxs no las habíamos visto nunca).
Una vez aquí ya me quedo ante el peligro e instalo mi primer pasamanos y la cuerda
para descender hasta la Sala podrida, que recibe el nombre por la acumulación de basura, cadáveres de animales… que había la cual se recogió gracias a varios trabajos en los que entre otros clubs, participó Tracalet en 2018. 
Aún se pueden observar algunos huesos pero ya no huele a podrido jajajaja. Esta sala comunica con la sala del Chocolate, que se llama así por la cantidad de arcilla y demás materiales de este color que contiene, en la que Alfonso sacó graciosos parecidos. Desde aquí bajamos por una pendiente hasta la Sala de la Conquista, la cual Ángel rebautizó como la Colada fantasma, ya que lo parecía. 
 Y por fin vimos la garrafa y la botella fosilizadas junto a la cruz que indican el final de la sima.
Una vez nos juntamos aquí, comenzamos el ascenso, un poco duro para algunxs. 
Y ya fuera de la sima después de un poco de descanso felicitamos a Alfonso!!! 
Que era su cumple y este seguro que no lo olvida jamás!!!

Redacción: Aroa
Fotos: Aroa, Aurora, Alfonso