viernes, 1 de noviembre de 2019

Puente de Noviembre. Valporquero

Siendo el viernes 1 de noviembre  festivo nacional Silvia propuso en el foro ir a descender la conocida cueva de Valporquero situada en la localidad de Valporquero de Torio en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.
Es una cueva con mucha fama por lo espectacular de su recorrido por lo que la propuesta tuvo mucho éxito y nos juntamos 15 tracaleteros. Silvia, Sime, Ivan, Josevi, Jose&Estella, Salva, Carlos Salsa, Chema, Arturo, Ana, Sevi, Raimon, el casi tracaletero Alex y servidor.
Se reservaron 3 bungalós para alojarnos en Vegacervera, en el camping.
Una vez concretado todo el jueves 31 de octubre salimos 5 coches a diferentes horas destino a nuestro alojamiento, un viaje largo de unas 7h en coche.
El Viernes día 1 teníamos programado el barranco 40 aniversario en la misma localidad que la cueva de Valporquero, de esta manera también podríamos ver el caudal que llevaba el barrano para evaluar la actividad del día siguiente. El cauce de este barranco desemboca el agua a la entrada de la cueva por lo que el final del barranco termina a los pies de la entrada turística.
El recorrido hasta el pueblo nos regalo unas vistas de colores otoñales


Por desgracia poco que decir de este barranco de corto recorrido ya que tiene 50 m de desnivel y además estaba seco quitando alguna poza.






Terminado el barranco se pensó en visitar la cueva y después hacer un sendero pero por culpa de la lluvia se trunco esta opción y el grupo se separo en dos, unos que quedaron a visitar la cueva con un recorrido de 1h con guía y otros que fuimos a León a ver si tiene la merecida fama del “Corto” y su tapa.
El grupo de la cueva quedo muy sorprendido por su inmensidad, formaciones y cauce interno del rio. En esta ocasión no llevaba prácticamente nada de caudal por lo quito espectacularidad a esta visita ya que según el guía cuando corre bien de agua el espectáculo es mayúsculo.
El otro grupo acudimos a León a disfrutar de sus tapas, su Catedral y de su cecina, queso y vino en plena plaza del ayuntamiento. Tuvimos suerte porque a la hora que llegamos algunos sitios ya empezaban a cerrar. Aun así probamos 5 locales y rematamos como vagabundos en plena plaza del ayuntamiento.




Sobre las 18h salimos de camino a Vegacervera porque mama Estella nos había ofrecido su buen hacer en la cocina para prepararnos una riquísima cena, sopa castellana y pechugas con salsa. 
Yo tenía mis dudas que pudiera hacer de cenar para tanta gente por las instalaciones para cocina que hay en un bungalow. Al final salió una cena riquísima que cundió para dos días. Rematamos con un brownie de rechupete de Ana que puso el broche final a la cena.
Al día siguiente llegaba el esperado momento de acceder a Valporquero. Se decidió salir tranquilamente ya que teníamos todo el día por delante y no había prisa alguna. Sabíamos que teníamos un grupo de 6 de valencia y otro de andaluces que estaba en el camping y que vimos salir antes que nosotros.
Hay dos opciones de conocer esta cueva, la primera es acceder a través del acceso turístico y hacer el cauce del rio hasta la covona.
La opción que elegimos nosotros es a través de la sima Sill que desde la parte superior de la montaña se acede verticalmente para llegar a mitad del cauce y terminar saliendo por la covona.
Al llegar al parquin no vimos ningún coche cosa que nos alegro, nos equipamos y caminamos apenas 15-20 min hasta la entrada de la cueva.
A las órdenes de Josevi, que ya había hecho este recorrido en varias ocasiones y de lejos quien más experiencia tiene nos organizo este viaje a las profundidades de la tierra. Carlos Salsa, Alex,Sime, Raimon, junto con Josvi se encargaron de instalar y velar que el resto pasáramos seguros cada reunión.
El descenso tiene un primer tramo estrecho que desemboca en una gran sala espectacular desde donde se desciende por una rampa para ascender por unas cuerdas a la derecha pasando por un pequeño túnel que te deja en una sala mucho más pequeña y con agua. 

En este punto estaba la parte más complicada del descenso ya que hay que continuar el descenso accediendo por un paso estrecho pero Josevi ya había previsto desembragar la reunión por si alguien quedaba imposibilitado de accionar el descensor que pudiera bajar.
Pasado este punto y en vertical después de algunos fraccionamientos terminas en el cauce del rio que atraviesa la cueva.
Sin duda un lugar mágico y especial al alcance de unos cuantos aventureros como nosotros.
Una vez aquí se trata de continuar el descenso por el mismo cauce donde nos encontramos muchos pasos ya equipados con cuerda fija y quizás un par o tres en el que tenias que instalar .
Realmente impresiona ver la magnitud en altura y anchura de muchas de sus zonas dándote cuenta del poder y persistencia del agua.
Para rematar el recorrido y viniendo de zonas de espectacular dimensión nos encontramos que la salida se realiza por un tubo en forma de M de poco más de 1m de diámetro para desembocar en la Covona.
Un penúltimo y famoso rapel ya al aire libre de unos 30 m muy bonitos con dos caños de agua escoltando el descenso da punto y final al recorrido.

Para poder acceder al coche se tiene que vadear el rio que en esta ocasión no llevaba mucho caudal y se pudo hacer sin problema. Para otras situaciones hay instalada una tirolina para hacer el cruce del rio.
Poco a poco fuimos saliendo los 15 del barranco con una sonrisa de satisfacción y diversión con la que nos fuimos de camino al camping.
Ya en el camping nos relajamos, rematamos la cena que sobro y sacamos cuentas quedando todo listo para el día siguiente, el retorno!!!!  Largo viaje de vuelta que por suerte todos llegamos bien a casa.
Fantástica actividad, buen grupo y ambiente de lujo!!!!
PD: FALTA CARLOS SALSA EN LA FOTO!!!!!!!
Gracias por la aportación de cada uno de vosotros.

Redacion: Jordi con ayudantes
Fotografia: Jordi con ayudantes

domingo, 27 de octubre de 2019

Barranco de Casas Blancas

El día amaneció fresquito con la temperatura ideal para disfrutar de la actividad. Después de haber distribuido el material entre los coches, desayunamos para coger fuerzas y energía para afrontar el barranco casas blancas en la localidad de Losilla (cerca de arcos de las Salinas).

Esta ocasión, Ivan convoco la actividad y los aventureros que nos reunimos éramos Adrián, Marilena, Silvia y Jose. El acceso en coche no era complicado ya que habíamos pensado hacer una combinación de coches para nuestra sorpresa y como primera anécdota encontramos la carretera cortada. Pese a este inconveniente, como la salida del barranco no quedaba muy lejos de donde la carretera había sido cortada decidimos dejar uno de los coches allí y acercarnos con el otro a la cabecera del barranco. 

Tras equiparnos, la aproximación hacia la primera cabecera del barranco no fue muy larga y así empezó nuestra aventura. En total el barranco consta de ocho rapeles. El primer rápel es la perla del barranco: un descenso casi totalmente volado de aproximadamente unos 50 m. En este rápel nos enfrentábamos al descenso más exigente del barranco, que se divide en dos partes: una primera en la cual tocamos la pared y una segunda, la más larga, que es casi totalmente en volado. Al principio yo no quise mirar abajo para no impresionarme, pero una vez en la parte volada, la bajada fue muy divertida y disfruté mucho pese a estar muy concentrada. La vista desde arriba es espectacular así que todos los esfuerzos merecen la pena.



En el segundo rápel nos costó encontrar los descuelgues aunque lo realizamos sin mayor dificultad, todo esto bajo los ojos atentos de Silvia y Jose. El tercer rápel fue divertido y después de una costosa recuperación de cuerdas seguimos nuestro recorrido. Aprovechamos el cuarto rapel para practicar algo de técnica: montar cabecera con ocho desembragable y dar cuerda según necesidad. También aproveché para practicar el bloqueo de la cuerda en el ocho con nudo de fuga. Después de una sucesión de cuatro rapeles acabó nuestra actividad del descenso del barranco.



La vuelta hacia el coche también nos regaló alguna emoción que otra, ya que el retorno fue por una pedrera. Tras recuperar el aliento de la subida y picotear algo, por fin dimos por acabada la actividad. La compañía fue muy agradable y pese a haber acabado un poquito tarde, el día mereció la pena.

Redacción: Marilena
Fotos: Silvia y Jose

domingo, 20 de octubre de 2019

Barranco de la Murta. Xaraco


Hoy hemos estado en el barranco de la Murta en la localidad de Xeraco. Hemos quedado sobre las 8:00 de la mañana en Valencia. Antes de salir hacia Xeraco ha empezado a llover bastante, pero aún así hemos decidido que íbamos, aunque corriéramos el riesgo de llegar a el barranco y que estuviera lloviendo y no pudiéramos entrar.

Sobre las 9 hemos llegado a el parking y hemos emprendido el camino hacia cabecera del barranco. La aproximación a cabecera ha sido de unos 45 minutos y con rampas bastante pronunciadas, pero aún siendo así a mi no se me ha hecho muy pesada ya que he disfrutado de las vistas.

Mientras ascendiamos hacia la cabecera se nos a puesto a llover, pero enseguida ha parado y hemos continuado.

Hemos llegado a cabecera sobre las 10 de la mañana y como no llovía hemos decidido entrar.

En el primer rapel estaba bastante decidido a bajar pero a mitad de rapel había un fraccionamiento en el que me he puesto algo nervioso porque no me sentía seguro de anclarme con los cabos de anclaje , cosa que me pasa desde el principio pero gracias a mí compañero Jordi y su paciencia me he atrevido y he cambiado de cuerda y he continuado. 





A continuación hemos hecho un par de rapeles que me han resultado bastante fáciles aunque en uno de ellos había un fraccionamiento pero este no me ha resultado complicado porque había una repisa que te podías apoyar bien.

El resto de rapeles me han resultado sencillos, excepto el más alto del barranco (21m) que para llegar a la reunión había que hacer un pasamanos de unos 6 metros y a la hora de cambiar del pasamanos al rapel me he puesto un poco nervioso por la impresión de quedarme colgado pero Iván me ha tranquilizado dejándome colgado un rato antes de rapelar . Luego con el miedo fuera ya me he colocado el ocho y he descendido el rapel sin ningún problema. 







Durante todo el barranco hemos tenido el tiempo inestable, ha llovido a ratos , con el impedimento que las rocas se han mojado y resbalaban bastante. Sobre las 14:00 hemos terminado el barranco sin ningún tipo de problema, y en unos 15 minutos hemos llegado a los coches.

Para mí ha sido un día que he  disfrutado un montón y como en cada barranco he aprendido cosas nuevas y nuevas técnicas. La compañía ha sido inmejorable, y los compañeros que más sabían nos han ayudado en todo momento a los más inexpertos. Ahora a por el próximo.

Redaccion: Adrián
Fotografia: Angel

domingo, 13 de octubre de 2019

Barranco del Lobo. Cirat


El pasado domingo 13 de Octubre Alfonso propuso el descenso del barranco del lobo en Cirat, Castellón. Aunque era la tercera vez que se había realizado este año se decidió de nuevo por este barranco porque, aunque es bastante sencillo da mucho juego para practicar diferentes técnicas.

En esta ocasión fueron Alfonso, Chema, Ángel, Carlos y Sevi. Quedamos a las 09:30 h para no tener que madrugar demasiado, pero hubo algún mal entendido porque no quedó claro si iniciábamos el barranco a esa hora o si almorzábamos a esa hora… Al final nos encontramos en el bar de Cirat nos tomamos un café “con cosas" y pedimos bocata para llevar.

Salimos con dos coches y a pesar que podíamos hacer combinación, Sevi dijo que la aproximación era poquito y que así calentábamos, por lo que dejamos los coches aparcados y después de repartirnos cuerdas y preparar el material iniciamos el movimiento por un camino facil. Una vez dentro del barranco aprovechamos para comer el bocadillo, nos equipados y en marcha…

El primer tramo se realiza caminando sin dificultad y llega el primer rapel. Chema lo monta para que baje Sevi primero y ponga un guiado para salvar una poza. Para tensar la cuerda utiliza un sistema con dos mosquetones en la cabecera de tal manera que según se tensaba la cuerda, esta no se deslizaba. Era la primera vez que lo hacía, quien baja primero?, jajajajaja!.




Continuamos y nos alternamos para hacer el montaje de las cabeceras. En el cuarto rapel los anclajes están en el suelo y la salida es algo expuesta. Teníamos ganas de llegar al pasamanos volado porque otra de las prácticas que íbamos a hacer era la de pasamanos recuperable, pero… ¡sorpresa!, algún idiota ha robado las tres primeras chapas del pasamanos con lo que nos quedamos con las ganas. Al montar el rapel quedo algo de rozamiento y Alfonso nos dio una lección improvisada de como montar un rapel con desviador recuperable. Aquí aprovechamos para practicarlo todos, ¡¡muy divertido! 


En total son 8 rapeles el más largo el último de 16 metros. Después de alguna duda en la salida llegamos a los coches para volver al bar y celebrar nuestro día barranquista con buena compañía con una “fresquita". 


 Un barranco seco, fácil de realizar, pero divertido.



Redacción: Angel

Fotografía:  Angel y Chema

domingo, 25 de agosto de 2019

Barranco del Nacimiento. Millares

Casi un "Pensat i Fet" Jordi convoco este barranco el Jueves y en breve estábamos apuntados, Jordi, Sevi y yo (Alfonso). A las 9:30 del domingo ya estábamos en Dos Aguas punto de reunion y en poco mas de media hora iniciando la aproximación.


En cabecera nos cambiamos a la agradable sombra de la abundante vegetación de la zona, lo que mitiga algo el calor de colocarse el neopreno. Se nos olvida la camara arriba asi que usaremos el telefono de Sevi que esta vez no saldra en las fotos. Nada mas entrar al cauce nos acoge el frescor de un túnel de vegetación y el intenso olor de las higueras. El primer rapel es sencillo desde una represa e instalado a una de las higueras del lado derecho.

Sigue uno as largo de 25 metros que permite refrescarse con una buena "ducha" y un tobogán que parece poco recomendable ya que no hay profundidad en la recepción y que esquivamos por el lado derecho.
 Siguen un destrepe con una cuerda fija para dar mas seguridad y un rapel acanalado que vira a la derecha que se baja sin dificultad. El penúltimo rapel es corto unos 4 metros y prácticamente por las raices de una higuera que ya forman parte del cauce y nos deja ante el gran rapel final.

Este es espectacular por la altura y por realizarse prácticamente integro bajo el caudal de la cascada.
Una vez estamos los tres en la base de la cascada no hacemos la foto de recuerdo, recuperamos con algo de esfuerzo las cuerdas y nos enfrentamos a la subida por la "Senda de Sansón" con el sol comenzando a apretar.
La actividad acaba pronto y Sevi sugiere acercarnos a Venta Gaeta a comer, el menu es cerrado abundante y representa casi otra historia, pero es un sitio a considerar cuando realicemos otros barrancos de la zona


Redacción: Alfonso

Fotografía: Sevi