jueves, 5 de marzo de 2009

Un novato corriendo por la montaña

Como algunos ya sabeis, el pasado domingo día 1 de marzo me embarqué en mi primera carrera de montaña. El circuito se desarrolló por los alrededores de Tavernes de Valldigna casi en su totalidad por pista y senda. La ruta me pareció muy chula, ya que apenas se tocaba asfalto y ascendía hasta el Alt de les Creus, desde donde existe una panorámica espectacular.
Pero empecemos desde el principio.

¿Qué es eso de correr por la montaña?

Pues como su nombre indica, consiste en completar un circuito que se desarrolla en su totalidad por la montaña. Ello supone en primer lugar, la necesidad de utilizar un calzado adecuado para poder progresar por terreno irregular con rocas, barro y maleza con la mayor seguridad posible. Pero además, hay que salvar importantes desniveles a lo largo de varios kilómetros. En este caso, el desnivel acumulado oficial era de 950 metros y un desarrollo de 22 km.


Pero… ¿se puede aguantar el ritmo?

Como en cualquier deporte, también este tiene su técnica. Lo cierto es que todos empezamos corriendo, pero a medida que íbamos subiendo, el ritmo se iba suavizando, hasta pasar de correr a trotar y de trotar a caminar. Pero no caminábamos de forma pausada, sino a un ritmo fuerte durante toda la subida (de hecho, en algunos tramos lo que yo hacía caminando, el de delante lo hacía trotando e íbamos al mismo ritmo).
En los tramos de senda estrecha se suelen hacer “colas”, lo que permite un respìro ya que suele bajar el ritmo.
De cualquier forma, todo depende de la forma física de cada uno. La meta se cerraba a las 4 horas de empezar la carrera, lo que considero que es tiempo más que suficiente como para completar el recorrido sin correr, pero sin parar.

¿Y que hace falta para empezar?

Pues en primer lugar unas buenas zapatillas de carrera de montaña. En función del peso de cada uno, se buscará amortiguación o agarre. En cualquier caso, la principal diferencia con unas zapatillas convencionales es su robustez en costuras y refuerzos, la amortiguación de la suela, con capas de varias densidades para que las piedrecitas no se nos claven en la planta, y unos buenos tacos que agarren bien. En las más técnicas, la goma de la suela es un factor importante, ya que contra más blanda, más agarre, pero menos polivalencia en terrenos de pista y asfalto.

Pese a que no lo pueda parecer, pruebas como esta de Tavernes es considerada como “corta” y no es necesario llevar mochila con water-bag. Muchos llevaban una pequeña riñonera con un bidón, pero dado que había tres puestos de avituallamiento, personalmente no me llevé nada.

Y como no, cierto fondo físico, más que nada para no padecer demasiado, aunque todo depende del objetivo que se marque cada uno. Si sólo se trata de terminar la carrera, cualquiera que ya tenga experiencia en montaña pede intentarlo.

Y para terminar, es necesario la licencia federativa de montaña, por lo menos en ésta carrera, ya que era puntuable para la liga.

¿Y como se organiza un evento así?

Pues hay foros y en la propia federacion de montaña donde se informa de las próximas carreras. Hay que inscribirse y pagar la incripción (en este caso eran 10€).
El día de la carrera te dan un chip y un dorsal, lo que permite a la organización hacer controles en los avituallamientos y sacar las clasificación el mismo día, conforme llega la gente.
El despliegue de gente es espectacular. Hay gente en la salida, en los avituallamientos, en los puntos conflictivos de la carrera, balizando, etc… cuando llegas a meta, devuelves el chip y con el dorsal vas a que te den la bolsa (en este caso con la camiseta y algunos regalitos) y ya te puedes poner a comer a gusto en el avituallamiento final (con coca, saladitos, cervezas, etc…). Si has tenido alguna lesión, hay un medico para hacerte las curas. En mi caso me torcí el tobillo y me hice un esguince. Fui al médico y me hizo las curas de urgencia allí mismo. Un tratamiento rápido para estas lesiones es importantísimo.
Al final, hay entrega de medallas y tal.

Impresión personal

Pues lo cierto es que me gustó, aunque la verdad es que no me enteré de nada. Vas corriendo y mirando el suelo (si no te hostias), por lo que te pierdes casi todo el espectáculo que supone el entorno. De vez en cuando levantas la mirada, si el tramo es fácil, y en ese momento te das cuenta de lo que te estás perdiendo. Sin embargo, el hacer deporte en plena naturaleza, por terreno accidentado y a toda velocidad en la bajada es algo que me encanta. Al fin y al cabo se trata de deporte exclusivamente. Si alguien realmente quiere hacer deporte y además, disfrutar del entorno, es mejor que se lo tome con calma y vaya sin dorsal.

Un saludo

Mario

4 comentarios:

Victor dijo...

Muy gratificantes tus impresiones. Yo de momento me decanto con la mochila, el bocata y un ritmo pausado pero, ya se mas de "esos locos" que corren por la montaña.

MIRAVAL dijo...

Hola Mario,

Por si pudiera ser de tu interés:

http://www.at-zenet.tk/

Saludos,
Mónica

Mario dijo...

Gracias Miraval! No había visto tu mensaje. Acabo de apuntarme a la cursa. Parece interesante y se ajusta a mi distancia, así que a por ella!

MIRAVAL dijo...

Ale, pues ánimo porque se hace eterna, pero es muy bonita.

Allí nos veremos....

PD: No te pierdas el Roble Milenario.

Saludos,
Mónica