martes, 20 de mayo de 2008

Gorgas de Gavarra. Lleida



Buscábamos agua, mucha agua. Nos fuimos al pirineo leridano. El fin de semana perfecto para encontrar los cañones, que queríamos, en carga.

Tras mirar la previsión del tiempo tuvimos que cambiar los planes e irnos a la zona del Alt Urgell.

Como daban lluvias todo el fin de semana, decidimos atacar al gorgas de Gavarra. Un barranco seco, el cual es difícil pillarlo con agua, ya que el material del que esta compuesto, es una caliza muy porosa y que además, evacua el agua muy rápido.

Llegamos a la casa rural sobre las 23:00 horas. Una casa muy acogedora, hecha con piedra y madera. Daba un ambiente a montaña pirenaica.

A las 8:00, quedamos con un amigo de Barcelona en Gavarra. Y sobre las 9:30, ya estábamos en el parking para comenzar el barranco, aunque no sabíamos si podríamos salir de allí, pues el camino de acceso fue tortuoso para los coches.

Tras un buen almuerzo de napolitana de chocolate gigante, empezamos a caminar.

El cauce estaba seco, el cielo despejado y una temperatura agradable.

Unos minutos andando por el cauce y llegamos al primer pasillo inundado y no evitable. Nos pusimos el neopreno y seguimos.

Rápel tras rápel, fuimos progresando. Casi todo rápeles cortos y secos, de vez en cuando, alguna poza con agua e incluso dos “valientes” hicieron un salto de unos 3 o 4 metros al agua y digo valientes porque el agua estaba helada. Una bonita zona casi oscura y como siempre, nuestro amigo el jabalí en el cauce… esta vez, estaba muerto, en descomposición. Si ya huelen vivos, muertos ni os imagináis. Como gritaba Jero cuando bajaba por la cuerda y el olor se hacía presente, jejeje.


Empezó a llover de forma suave y el cielo se encapotó.

El barranco esta cada vez más húmedo, no por la lluvia sino porque habían aportes de agua que daban un débil caudal al barranco. Entonces el color del barranco cambió, el verde del musgo se hizo presente y continuo.

Después de 6 horas de pateo, llegamos al río Rialb. A primera vista iba cargadito, pero tras unos metros andando, nos dimos cuenta que no daba problemas.

La preocupación en estos momentos era si podríamos sacar los coches de donde estaban, pues amenazaba lluvias y el camino estaba en muy malas condiciones.

Al final, mientras subíamos, se puso a llover de forma continua durante una media hora, pero cesó y no volvió a aparecer.

Gracias a los mazas del grupo, que nos llevaron a retrotero, tardamos 1:50 minutos en volver al coche. En algunas guías, dan hasta 3 horas de retorno.

Para tranquilidad del grupo, cuando estábamos en los coches, vimos que el terreno no estaba embarrado y que se podría salir bien de él.

Cuando llegamos a la casa, unas duchitas y a hacer la cena.

Mientras, pensábamos lo que haríamos al día siguiente. Que si el barranco de la Fontanella, el Clot de Boixols, barranc de l´Infern… aunque no sabíamos la que nos esperaba.

Por la mañana, nos levantamos pronto, a las 7:30, pero ya llovía entonces. Aun lloviendo, pensamos en hacer Clot de Boixols, que estaba al lado de la casa rural y era realmente corto y sin peligro de crecidas. Justo en ese momento, empezó a nevar de forma descomunal, con lo que seguimos esperando y comiendo mientras mirábamos frustrados por el gran ventanal del comedor.


Se hizo el mediodía y seguía todo igual, con lo que decidimos hacer la comida e irnos a Valencia.

Actividad: 19 de Abril de 2008
Participantes; Mario, Carlos, Diego y Jero
Fotos y Texto; Diego Caballero

2 comentarios:

gequaire dijo...

Thanks for your share! very impressive!

aroma therapy

cewitail dijo...

This blog is bookmarked! I really love the stuff you have put here.

cheap nolvadex