viernes, 14 de diciembre de 2007

Brranco de Abdet o Mela


Descenso: 8 de Diciembre del 2007

Se trata de una de los descensos clásicos de la provincia de Alicante. El Barranco de Mela o Abdet, se encuentra ubicado en el Abdet, pequeña aldea de unos 100 habitantes perteneciente al municipio de Confrides que se encuentra en la comarca de la Marina Baixa.

Pero la actividad no empezó aquí, vamos hacer un poco de memoria…
Quedé a las 9:00 en Alberique con Alejandro y Joseba, que tras llegar unos minutos tarde se impuso como castigo pagar los cafés (no es mal método para fomentar la puntualidad, tan difícil de encontrar en estos tiempos…).

Decidimos ir con un solo coche, que aparcamos en el pueblo, realizando el acceso a cabecera a pie (30 min.) evitable si se dispone de dos coches.
Nos disponemos a realizar en primer lugar el barranco del Sord, continuando después por el de Mela, en el cual desemboca.

Son las 11:00 am. perfectamente equipados y en la cabecera del barranco del Sord. Increíble, pero cierto!!!

De hecho Joseba ya ha instalado el primer rapel, pero algo tenía que pasar… Alejandro descubre que tiene cobertura, lo que le recuerda que tiene que hacer una llamada, tic, tac, a continuación su metabolismo le juega una mala pasada, tic, tac, tic, tac… con los nervios se le olvida como se ponía el arnés, tic, tac, tic, tac…

Son las 12:00, ahora si, este horario es más adecuado para Tracalet.

El barranco a pesar de ser seco, se encuentra muy bien formado, ideal para iniciación o formación. Casi todo instalado con parabolt (2, 3 o hasta 4).

El barranco de Sord, termina a mitad del barranco de Abdet, si quisiéramos y tenemos tiempo se puede remontar este último para descenderlo completo, pero no fue el caso. Decidimos bajarlo directamente, ya que la parte más engorgada y deportiva, parece ser que estaba de mitad hacia abajo.


En resumen un juguete, ya que casi la totalidad los rápeles son saltables y como llevaba bastante agua, muy limpia y transparente, pues que disfrutamos como enanos. Si es que los de secano somos así!!!

video


Y como premio…. a comer al restaurante del pueblo.




La nota negra de la jornada, la puso la depuradora del Abdet, que vierte toda la mierda al tramo final del barranco.



miércoles, 19 de septiembre de 2007

La Campaña de Barrancos. 14, 15 y 16 de Septiembre de 2007



El Pirineo Navarro fue nuestra campo base, concretamente nos alojamos en Casa Eloiko (www.eloiko.com), ubicada en el bonito pueblo de Ochagavia. Situado al norte del Valle de Salazar, a 764 m de altitud, en la confluencia de los ríos Zatoya y Anduña.


El sábado cogimos la carretera de Larrau y en apenas 1 hora nos encontrábamos en el parking del albergue de Logibar, donde dejamos los coches (pájaro azul y blanco).


A las 10:26 cruzábamos el puente del rió (410 m. altitud), cogiendo la senda bien marcada que va por la orilla del río, margen derecho, hasta llegar a la espectacular Pasarela o Puente colgante de Holzarte.

Construida con traviesas de madera y cables de acero en 1920 para facilitar el trabajo a los forestales de la zona.


Tiene una longitud de unos 70 m y salva un desnivel de 150m de roca caliza, único lugar donde el majestuoso bosque de hayas no ha conseguido apoderarse del suelo.



Siguiendo ahora por el margen izquierdo del Olhadubie, conseguimos llegar a las 12:00 a un pequeño puente de madera (850m altitud) donde comimos algo y tras ponernos nuestros neoprenos y demás artilugios, nos pusimos manos a la obra.



El Olhadubie es uno de los Grandes del Pirineo Atlántico. Se trata de una Gran Garganta de roca caliza, muy acuático, técnico, con buenas instalaciones, sin escapes, de gran belleza plástica y con un alto coeficiente de “resbalicidad”, vamos… lo que se dice un señor barranco !!
Tiene tres zonas diferenciadas. Una primera muy deportiva, acuática, técnica y muy mantenida casi sin descanso se alternan, rápeles, saltos, destrepes, enmarcados en un escenario muy vegetativo, con grandes caos de troncos y paredes muy verticales.



Pasamos a una segunda zona menos deportiva, donde tuvimos que recurrir a las frontales (que siempre debemos llevar en nuestros bidones estancos… ehhh?), ya que las espectaculares paredes de más de 200 m de altura nos envuelven creando unos oscuros muy oscuros y sobrecogedores tramos más propios de la rama espeleológica. Por último y tras pasar por debajo de la pasarela, entramos en la tercera zona donde un agotador pateo que nos dejo al borde del anochecer en la senda (que localizó Supermostaza, sino aún estamos andando por el río Holzarte…) que en apenas 15 minutos nos dejo en elAlbergue de Logibar.


El Domingo 16 hubo división de opiniones, unos opinaron que era mejor una excursión por la zona, con la acertada compra de Pacharán casero, y otros decidimos atacarle al Ourdaybi en la zona de St. Engrace (Fr), zona donde en menos de 20 km hay posibilidad de hacer mas de 30 barrancos diferentes.

El Barranco de Ourdaybi se trata de un corto pero interesante barranco con rápeles de poca altura, aunque encajados y muy bien formados. Barranco muy vistoso con un desnivel de 370 m, y un desarrollo de unos 2000 m.

Buen fin de semana, donde aprendimos tres cosas…
1.- Pamplona queda a menos de 6 horas de valencia
2.- Es una buena zona (barrancos acuáticos, técnicos y estéticos) para futuras actividades
3.- Navarra es la cuna del Pacharán y merece un respeto…

miércoles, 11 de julio de 2007

Avenc Ample - Avenc Estret



24 de Junio 2007, son las 8:59 cuando estoy entrando al parquin del peaje de la Autopista A7(Algemesí), y antes de parar el coche aparecen ante mi Navarro y Jose Luis !Que puntualidad! (extraño en Tracalet), pero sí, estamos los tres rumbo a Pego y con la intención de hacer en un solo día nada más y nada menos que la A. Ample (-53 m.) y la A. Estret (-142 m.) No las tenemos todas con nosotros, pero hay esperanzas...
10:30 Boca de cavidad de A. Estret. Nos tomamos el bocata de turno y a las 11:00 am ya esta la cuerda de 80 m colgando del mosquetón impaciente por rozarse con nuestro "STOP".

Sin comentarios... 140 metros libres ... Que pasada !!! Imaginamos lo que pudo sentir alla por el 1954 Rafael Pla (del C.E. de Alcoy) y sus compañeros cuando bajaron por primera vez, siendo en aquello momentos la seguna vertical del mundo, solo precedida de la mítica Piedra de San Martín.

La luz apenas tiene fuerza para llegar al fondo, pero algunos rayos lo intentan, como queriendo asomarse a la sima...


15:30 Nos hemos zampado el segundo bocata y con más ganas que fuerza nos ponemos el equipo y al ataque... La Avenc Ample nos espera, más de 25 m de diámetro, es muuuuuy grande, pero despues de bajar su hermana pequeña (A. Estret -142m), ya no nos impresionan sus 55m de vertical totalmente iluminada y con una característica vegetación de clima atlántico en su interior (protegida).


Después de localizar el micropaso estrecho de acceso a la recientemente descubierta sala CEG (2001), solo Navarro tuvo "valor" de colarse entre sus entrañas...

Como dijo alguien, "...no se cuando, (Octubre 07?)ni siquiera quienes, pero se que volveremos..." y esta vez será para entrar a ver esa Sala de la que hablan maravillas y donde hasta hay algunos que se están planteando cerrarla con un portón, debido a la rápida degradación que está sufriendo la sala.

Hay que joderse.....

lunes, 18 de junio de 2007

Barranco de Carcalín o del Rio Buñol




El pasado 3 de Junio Joseba, Víctor, Begoña y servidor, en una soleada mañana primaveral, cogimos nuestros equipos y nos acercamos en la cercana población de Buñol a realizar este corto pero interesante descenso, el Barranco de Carcalín.


Se trata de un tramo del Rio Buñol a su paso por la cueva de Carcalín. A pesar de que el curso del barranco estaba completamente seco, la fuente del puente natural de la cueva de Carcalín, al filtrarse forma una fina lluvia en el interior de la cavidad que da nombre a la “sala de la lluvia”, la cual mantiene todo el año el nivel hidrológico del lago que hay en su interior.

El descenso de la cueva y el recorrido a nado a través de ésta, es sin duda el plato fuerte del barranco.
A partir de aquí nos encontramos con un bonito barranco que consideraríamos de iniciación, vamos… para que Víctor pueda llevar a sus sobrinos!

Cuando termina la parte “deportiva” para los barranquista, comienza la “deportiva” para los escaladores, y aquí nos encontramos con un joven escalador que nos contó que la cueva de Carcalín tiene una regulación/prohibición veraniega por tener como inquilinos una colonia de murciélagos, o algo así…
Tendremos que dejarlos descansar !!!

jueves, 10 de mayo de 2007

Perdiguero. Pirineos

El Perdiguero (3222 metros)

Actividad de montaña, organizada con cierto grado de improvisación, aunque con un resultado mucho mejor de lo que podía esperarse.


Fecha: 29 y 30 de Abril
Componentes: Mario Gastón y Jero García.
Ascensión: Hito Este del Perdiguero (3.171 m) y al Perdiguero (3.221 m) por el valle del Literota, regresando por la misma ruta.
Tiempo estimado: 6 horas de ascensión y 5 h. de retorno.

El Perdiguero es uno de los “grandes” de nuestro Pirineo. Es grande por su altura, más de 3200 m; por el tamaño del macizo, bien visible desde lejos; por la longitud de sus aristas y sobretodo por la panorámica que desde su cima se puede contemplar. Se puede ascender a este pico por varias vías diferentes, por el valle de Estós y el collado de Obago (itinerario más utilizado); por la arista O desde el Portillón de Oô; y por el barranco de Literola; y es por este último por el que hemos decidido atacarle, a pesar de ser algo más duro al no tener ningún refugio donde dormir, pero se trata de un itinerario de gran belleza paisajística que recorre un barranco hasta hace unos pocos años salvaje. Hoy en día se ha convertido en un itinerario clásico pero no por ello menos bello.


Por diferentes motivos, tuvimos que salir de Valencia el Domingo 29, lo que nos obligaba a tener que pernoctar a mitad de travesía, forzándonos a llevar algo más de peso (comida, infernillo, esterilla, saco, tienda de campaña, etc.), pero nos atraía la idea de realizar la ascensión al más puro estilo alpino, y porque no, dotándonos así de una total independencia a la hora de tomar cualquier decisión respecto a la ascensión.


Punto de Partida: Puente de Literola (1580 m)

Pasado el cruce a Baños de Benasque. Tomamos un sendero a la izquierda de la carretera que asciende muy rápidamente entre el bosque de Pino Negro (Pinus uncinata), por la margen izquierda del barranco de Literola. La cuesta se va moderando y siempre por la misma margen alcanzaremos un pequeño collado (2000 m). Pasado éste, el camino llanea sin ganar altura hasta llegar a un pequeño puente que cruza el Barranco del Literola donde se asienta un pequeño refugio de pastores “Cabaña del Ubago del literota o del Forcallo”.
Nosotros retomaremos la senda antes de cruzar el barranco, dejando la cabaña a la izquierda, y el camino entonces gira a nuestra derecha (Norte) y ayudándose de una serie de zig-zags gana altura sobre el barranco de Literola. Rápidamente enderezamos hacia el NO sin abandonar la margen izquierda del barranco, aunque en algunas ocasiones nos acercamos casi hasta su cauce. A nuestra derecha podemos contemplar las cresta de las Fites de Remuñé.

A partir de aquí, la pendiente se agudiza bastante, pero siempre por senda bien marcada, nos hará llegar en 1h 25m desde abajo, a la poza de Literola, lugar paradisíaco y que invita a pegarse un chapuzón si la temperatura te lo permite 6º C. Fue precisamente aquí donde decidimos instalar nuestro “campo base a 2.240 m”, ya que a partir de este punto la cantidad de nieve y hielo nos obliga al uso grampones, y era la última zona más o menos llana sin nieve para dormir.


Después de hacer inspección ocular de la zona decidimos montar la tienda junto a unos vecinos Vascos que llevaban un par de días por la zona. Sopita de rigor con el infernillo Gastoniense, y en un plis-plas la temperatura baja a 2º C, entra una tormenta y se pone a llover.
Y que vamos hacer? … son las 20:30 y Mario ya está planchando la oreja … que tío!!

Como si de profesionales se tratase, ahí estamos, 5:00AM, desayuno dentro de la tienda, a las 6:00 AM ya tenemos todo el material preparado, con una temperatura que rondaba los -4ºC y con ayuda de nuestra frontales tomamos dirección hacia el Ibonet del literota, el cual se encuentra enmarcado en un circo impresionante, que guarda la cara este del Perdigueret.
Después de bordearlo por la derecha, se pueden tomar dos itinerarios;
a) Tomar dirección Oeste subiendo por las faldas del Perdigueret hasta llegar al Collado Obago, itinerario que tomamos a la vuelta y desde el que se puede ver a los montañeros que vienen desde el valle de Estós
b) Subir por el barranco que desciende del lago de Literota, el cual se estrecha y se empina bruscamente.

Tras llegar al espectacular “Ibón Blanco del Literota”,tomamos dirección Oeste recorriendo todo el contrafuerte Este del macizo por unas interminables pendientes de piedras remontando casi 500 m hasta pisar la primera cota de más de 3000 metros de este recorrido, el Hito E dell Perdiguero. A partir de este punto fuimos cresteando hasta llegar a las 9:03 AM la cima del Perdiguero 3.222 m.

Desde la cima las vistas son espléndidas. Los grandes lagos de Literola y del Portillon quedan a nuestros pies. Los glaciares de la cara Norte del Cap dera Baquo, toda la cresta fronteriza que en pocos momentos baja de los tresmil desde le clarabide hasta el pico de Boum. Al SO la cresta de Bardamina, detrás el Poset y su larga cresta Norte hasta los Gemelos. Al Este el macizo de las Maladetas, el Pico de Vallibierna. Y muchos más....
A las 14:00 estábamos sentados en un restaurante en Benasque con un entrecot en la mesa… habíamos almorzado en la cima, bajado hasta campo base, desmontado la tienda, descendido 1.600 m hasta el coche, llegar a benasque, buscar apartamento, subir los trastos, pegarnos una ducha (por separado…), comprar aspirinas para el dolor de cabeza de Mario, encontrar el restaurante, ………. ¡Que estresssss!
Si yo me había ido al campo a descansar !!!

domingo, 6 de mayo de 2007

Aventuras y desventuras de un torrente de montaña.

Martes, 1 de mayo de 2007

Tras haber conquistado la cumbre del Perdiguero el día anterior, decidimos realizar un descenso antes de regresar a Valencia. La meteorología no es muy buena, con lluvias desde la mañana de ayer, así que decidimos hacer la Tuca de Mont o Sacs, un torrente de montaña adecuado para tiempo de lluvias.

Dicho y hecho, nos levantamos a las 8:00. Tras desayunar como unos campeones (por mi parte, un rico chocolate a la taza), nos dirigimos hacia el barranco. El tiempo no parece mejorar, y aunque de momento no llueve, todo parece indicar que en cualquier momento las nubes que tenemos encima iniciarán su descarga.

Sobre las 9:00 llegamos a la central de eléctrica, donde nos cambiamos y preparamos las mochilas. Las chaquetas de kayac nos sirven de improvisado chubasquero. A las 9:30 comenzamos a subir. La senda, bien marcada, comienza a los pies de la central y es la vía de acceso a unas paredes escuela. A los pocos minutos de iniciar la marcha, comienzan a caer las primeras lluvias. A medida que ganamos cota, aumentan las precipitaciones hasta dejarnos completamente calados. El agua nos chorrea por la cabeza y nuestros pantalones están completamente empapados. Pese a todo, ninguno dice nada y continuamos aproximándonos al barranco. Tras llegar a unos llanos, la senda se pierde en unas lomas donde nos espera un nuevo agente meteorológico: un fuerte viento que nos sopla de lado y que hace que las gotas de lluvia, ahora convertidas en aguanieve, nos golpeen con fuerza en toda la cara. Son los momentos más duros de toda la aproximación y esta vez sí, por nuestras cabezas planea la sombra de una retirada. Sin embargo, intuyendo ya el cauce del barranco, decidimos hacer un

último esfuerzo. Por fin llegamos a un torrente secundario el cual cruzamos para continuar hasta la cabecera de Torrente de Sacs. Son las 10:30 y ya no llueve. Las gotas de lluvia se han convertido en copos de nieve que caen sin parar. Superar la ventosa loma nos ha dejado helados, así que a toda prisa nos ponemos los neoprenos, lo cual nos reconforta en pocos minutos. Accedemos a la primera instalación y comenzamos el descenso, no sin antes hacer algún comentario del estilo “hay que estar gilipollas”.

Al inicio del descenso nos encontramos con un nevero que perdura tras las últimas nevadas y que sepulta temporalmente el torrente bajo un simpático tobogán.

Tras llegar a la confluencia de los dos torrentes, se inicia una sucesión continua de rápeles que con las precipitaciones que han caído, van con un alegre caudal. Vamos superando un rápel tras otro, sorprendidos por un torrente bien regado que nos ofrece espléndidas cascadas vestidas de agua y espuma. Las recepciones no son profundas y el caudal es asequible, pero divertido. Pese a las lluvias, las temperaturas son bajas y el caudal derivado de la fusión de las nieves se encuentra muy mermado, lo que equilibra la balanza. Por fin llegamos a los tramos finales de este barranco, caracterizados sobretodo por la longitud de los rápeles, donde casi todos superan los 20 metros. El más conflictivo de ellos es uno donde el agua canaliza a media altura en un chorro de agua a presión. El agua sale despedida hacia la derecha,

estampándose contra lapared de forma enérgica. Aunque no hay forma de esquivar la vena del agua, el caudal no llega a plantear ningún problema, por lo que con un poco de decisión conseguimos atravesar el endiablado chorro. La estampa es espectacular…

Por fin llegamos a los últimos rápeles. El descenso lo realizamos sin complicaciones, hasta ques decidimos salir por un senda del margen izquierdo que en unos minutos y varios patinazos contra el suelo, nos devuelve a los coches.

La nieve no ha parado de caer durante todo el descenso y el paisaje ha adquirido tonos blanquecinos, sobretodo en las pequeñas cumbres circundantes.

Son las 14 horas. Aunque pensamos que ha sido una locura acometer el descenso en estas condiciones, nos sonreímos pensando… “sana locura”.

jueves, 5 de abril de 2007

Práctica de polipastos

Miércoles 4 de Abril. Nuestro propósito es experimentar algunas técnicas de rescate mediante el uso de polipastos, polifrenos, etc... El lugar elegido no podia ser mejor, naturaleza, pinito por aqui, pinito por allá... vamos que no habia problema para encontrar donde realizar los sistemas de anclaje. Se realizaron diversos sistemas de polipastos, 2:1, 3:1 y 4:1, tensado de cuerdas para tirolinas y otros menesteres, etc. Pudimos comprobar como una persona de 80kg subia sin mayor problema a una de 70kg con un polipasto de 2:1, no así al contrario, donde esa diferencia de 10kg se hacia notar.
Con ello comprobamos como el rozamiento en las poleas así como el diametro de las mismas y sus sistemas de rodamientos, influian en mayor o menor medida a la hora de multiplicar la fuerza en los sistemas de poleas. Viendo que a nuestro compañero de 70kg le costaba subir al tejonazo de 80kg, decidimos preparar un sistema de 4:1 donde nuestra fuerza se multiplicaba generosamente, y así se pudo sin problema alguno subir al improvisado herido. Tambien el sistema 3:1 fue suficiente para el rescate por una única persona. (Por cierto, nunca rescateis a nadie como a nuestro compañero de la foto.... le podeis partir en dos,... fueron solo unos segundos para el posado de la foto. Prometemos no volver a hacer semejante irresponsabilidad.)
Además pudimos practicar el asegurar mediante polipastos y con ayuda del 'ocho', el descenso de heridos, material, etc. También pudimos practicar el tensado y destensado de tirolinas haciendo uso del sencillo sistema 'pasabloc'. En fin, que experimentamos cosillas y encima comimos de maravilla..... primer plato, segundo plato, postre, poleo,.... ummm todavia puedo saborear ese costillar de cordero....

lunes, 26 de marzo de 2007

Práctica en Espeleódromo

Sábado 24 de marzo, 9:00h. Destino, bar musical (para variar claro. Antes de hacer nada, engullir bien), después sesión de prácticas toda la mañana en el espeleódromo donde los tres intrépidos espeleólogos (Victor, Mario y Nacho) pudimos practicar aquello que mas bien.... nos venía en gana. Unos que si nudito valdostano como técnica de fortuna en descenso de barranco, o para descolgarse al balcón de la vecina,... otros que si pantin por aqui pantin por allá hasta pillarle el truquito.

Pero los mas aventureros osaron a realizar un rescate en toda regla cuyo video podeis ver en la sección de actividades de la web, con valdostano incluido. Tambien cabe mencionar un sistema de subir muertos (¡presente!), bastante ingenioso y que a buen seguro todos deberiamos aprender por sus multiples utilidades.
En fin, que lo pasamos bien, y practicamos lo que mas nos gusta.... andar colgados como los monos de cuerda en cuerda.

miércoles, 14 de marzo de 2007

SIMA GEST

Domingo 11 de Marzo de 2007. Cuatro sufridos espeleólogos (Vicente, Jose Luis, Nacho y Jero) se disponen a visitar por primera vez la Sima del Caballón, una de las más profundas de la provincia de Valencia con sus -165 m.

Poco antes de salir hacia la cavidad, mientras esperamos a Nacho, que se ha dormido,


Joseba nos avisa de su intención de acompañarnos y se une a la expedición en el camino hacia Dos Aguas, en cuyo término municipal se encuentra situada la sima. Estos retrasos acumulados resultarán determinantes en el desarrollo de la actividad.

Con ayuda del gps tomamos el camino correcto para alcanzar nuestro objetivo, pero al girar una curva vemos a lo lejos un todo terreno en las cercanías de la cueva. Nos asalta un temor: ¡seguro que van ha hacer la sima!. Al acercarnos y ver ondear los monos al viento se confirman nuestras sospechas, son espeleólogos. Charlamos con ellos y les acompañamos a la boca de la sima para conocer su situación exacta y regresar otro día.
Llega el momento de las alternativas, y aquí tenemos la suerte de que la sima Gest está cerca. No es de la misma exigencia, pero con sus –95 m puede ser una cueva interesante. Además, esta justo al lado del camino con lo que la aproximación es nula.
Después de almorzar copiosamente y de “colocarnos los trastos” Vicente coge el mando y empieza a equipar la cavidad a eso de las 12:30 h. Los spits no están en demasiado buen estado, pero aguantan bien el paso de cinco espeleólogos y la visita transcurre sin sobresaltos a excepción de alguna pérdida de mosquetón, algún quemazo por colocar el brazo donde no se debe, algún atasco en una cuerda “almidonada” y algún levantamiento de uña.
Salimos en torno a las 17 h y recuperamos fuerzas dando buena cuenta de los bocadillos que a tal fin hemos traído. Echamos en falta un buen vinito para apaciguar nuestras resecas gargantas tras la ascensión vertical, pero nos conformamos con el cafetito que nos tomamos en un bar en el camino de regreso a casa.