domingo, 24 de agosto de 2014

12 meses-12 Cuevas- Cueva del Lago, Ayora.


Boca.


Para seguir con la propuesta de “12 meses, 12 cuevas”, ayer tocaba visitar la Cueva del Lago en el municipio de Ayora. En cuanto a los participantes de la actividad, se notó mucho que estamos en agosto y todo el mundo anda por ahí desperdigado, ya que sólo fuimos dos personas, Pit y Roberto.
Al ser sólo dos y como le venía de camino, Pit pasó a por mí a eso
de las 9:30 de la mañana, así que madrugamos algo menos de lo que solemos hacer, ya que la actividad no lo requería.
Entrada.
Un error mío mirando el gps hizo que fuésemos por Ayora, en lugar de ir desde la localidad de Alpera, que es lo más rápido y directo. Así que a las 11:00 ya estábamos en Ayora, almorzamos y fuimos en búsqueda de la cueva.
Después de bastantes kilómetros por el termino municipal de Ayora, llegamos al aparcamiento, de ahí a la cueva hay unos diez o quince minutos andando, tiempo más que suficiente para achicharrarnos con el calor de Agosto.
Sala Principal.
Encontramos la entrada a la cueva y rápidamente nos metimos, para protegernos del sol y estar más fresquitos. La entrada de la cueva vendrá a tener unos dos metros de altura y en cuanto a lo ancho, no estoy seguro pero seis o siete metros seguro. Esta zona de la entrada es bastante amplia y está iluminada por la luz del sol, si esto lo unimos a lo ennegrecido del techo, podemos deducir que ha sido utilizada como refugio en muchas ocasiones.
Después de buscar un poco en la sala de entrada, encontramos una gatera descendente que nos da
acceso a un pozo de unos diez metros, que nos deja en una rampa muy resbaladiza, de unos cuatro o cinco metros, la cual termina en la gran sala de lago. Recomiendo usar en el pozo una cuerda suficiente para descender la rampa asegurado.
Gatera de acceso al pozo.
Ya en la gatera habíamos encontrado material de otros espeleólogos y el pozo ya estaba instalado, así que instalamos nosotros también en los mismos anclajes y al descender nos encontramos con cuatro espeleólogos del Grupo de Espeleología de Onda y del de Valencia , que con un gran equipo fotográfico llevaban unas horas fotografiando esta espectacular sala. Estuvimos hablando un  poco con ellos y nos indicaron algunas curiosidades, como el cráneo carbonatado de una cabra y la entrada a la sala del pequeño lago.
Craneo de Ovino calcificado.
Pit también se llevó su equipo fotográfico así que se dedicó a echar varias fotos, la sala lo merecía. Está llena de formaciones, siendo lo que más me gustó, el techo lleno de estalactitas súper finitas y como no, el lago de agua cristalina aunque, con este año tan seco estaba bastante más bajo de su nivel habitual.
Por último fuimos a echar un vistazo a la sala del pequeño lago.
La "gaterita".
Para entrar en ella hay que meterse por una gatera muy estrecha, situada en la base de la rampa de acceso a la sala grande. Esta sala es mucho más pequeña que la anterior, también está llena de unas formaciones preciosas y alberga algo de agua en su interior.
Pasamanos.
Como la otra, se puede intuir muy seca, por la falta de lluvias. Como ya no había nada más que ver, decidimos que ya es hora de salir, subimos el pozo de acceso y salimos a la superficie sin ningún problema.
Lago.
Alrededor de las 16:30 llegamos al coche.
Lago con las impresionantes formaciones.
Mientras nos cambiamos charlamos un poco con los otros espeleólogos, que estaban comiendo a la sombra, en una especie de abrevadero cercano a una balsa.
Lago.
Nos despedimos de ellos y nos fuimos a buscar un bar, donde nos hicieron unos bocadillos buenísimos. Nos fuimos para casa y a pensar en la siguiente actividad, que seguro es pronto.
Lago.
Formaciones.














Redacción: Roberto Ayala.

Foto: Pit.