sábado, 3 de enero de 2015

Primer descenso del 2015, practicando en Salto de Fleix y Pas del Calvo.

Puente de Reyes. Muchas actividades, fiestas, regalos y barrancos..

Loli propuso en el grupo de Whatsapp ir a barranquear a la zona de la Vall de Laguard (orilla derecha orográfica del río Girona). Habían varias actividades y finalmente nadie acudió, solo yo.....

Para allá que fuimos.Como solo éramos dos y teníamos todo el tiempo del mundo, pondríamos en práctica la instalación de grandes verticales y rapel desembragable.

Primer descenso Salto de Fleix. Solo descendimos el gran salto, el resto carece de interés.
El Salto se compone de un rapel de 65m fraccionado en dos reuniones, la última colgada, 7+19+39.

Loli se encargaría de dejar instalada la vertical entera y una vez montada, empezaría yo el descenso.
Estudia la topografía para ver la cantidad de cuerdas necesarias así como la longitud de las mismas para poder enfrentarse a la vertical con seguridad y que posteriormente se puedan recuperar sin ningún tipo de dificultad. Finalmente decide que con dos cuerdas, una de 45m y otra de 50m, le es suficiente para realizar toda la maniobra.
Ensaca la primera cuerda que vamos a utilizar y se cuelga en el arnés la otra que finalizará la vertical.



La maniobra comienza con un autodescuelgue hasta la cabecera de 19m, en esta reunión monta un rapel desembragable con el otro extremo de la cuerda hasta alcanzar la cabecera de 39m. Alcanza la reunión y con la segunda cuerda monta un rapel desembragable hasta la poza de recepción, mientras tanto, yo desciendo el primer rapel y lo recupero, desciendo hasta la reunión de 39m donde está Loli instalando y voy recuperando la parte superior.

Loli desciende el último rapel, yo empalmo la primera cuerda con la del rapel instalado, desciendo y recuperamos la vertical sin problemas.





Vertical conseguidaaa¡¡¡¡¡



Subimos a recuperar el coche y nos dirigimos al barranco del Pas del Calvo, pero antes parando a mitad de camino en un sitio espectacular, La Venta del Collado, donde comimos algo y absorbimos todo el sol que pudimos.



Parking del Pas del Calvo, justo donde desemboca el barranco al cauce principal y en la entrada a unos bancales de almendros.

En los almendros estaban los dueños, unos lugareños muy graciosos de avanzada edad. Conversamos un poco con ellos y nos fuimos en busca de la cabecera de nuestro barranco.
Barranco corto, tan solo una hora de descenso, pero bonito y entretenido.

Loli se instaló todo el barranco aplicando diferentes maniobras, fraccionamientos, desembragables, etc, etc.












Terminamos el descenso y allí estaban aun los simpáticos lugareños. Recogimos bártulos y de nuevo hacia la Vall de Laguard, parando por supuesto en La Venta del Collado.


Redacción y fotografía: Andrés.