sábado, 9 de junio de 2018

Barranco de la Tejeria (Cortes de Arenoso)

El viernes a medio día comenzó la preocupación de que hacer el fin de semana entre los que no fuimos afortunados con poder subir a pirineos. Tras un cruce de WhatsApp decidimos ir a hacer algún barranco en Castellón, tras mirar varias reseñas no decidimos por el Barranco de la Tejeria asumiendo que la proximidad a una planta embotelladora nos garantizaba que nos mojaríamos.  Convocamos por WhatsApp y en el foro de quedadas y finalmente nos juntamos 4 personas Rafa y su mujer Rosa un amigo de ambos Vicente del club Cela Ontinyent y yo.


Quedamos a las 9 en Cortes de Arenoso y tras desayunar ligeramente nos dirigimos a la cabecera del barranco guiados con el track de wikiloc. Desde donde se deja e coche hay unos 20 minutos de caminata a la cabecera lo que nos hace llegar con muchas ganas de meternos en el agua. 

El cauce se encañona rápidamente desde el acceso y en menos de 25 metros estamos en el primer rapel que acaba en una marmita “semi trampa” ya que resbala mucho y cuesta un poco salir de ella. Desde su borde se accede a una repisa donde está la instalación del segundo rapel y un anclaje para montar un pasamanos para asegurar ya que no hay mucho espacio en esta segunda reunión. Desde aquí se hace un segundo rapel de 10 metros y se accede a la repisa desde donde viene el gran salto de 35 metros que es el mas llamativo del descenso. La repisa es estrecha y si bien cabemos los 4 es con bastantes estrecheces. 


En este rapel es donde nos entraron las dudas, la reseña de ropewiki dice 35 metros, pero ninguno lo conocíamos y ni desde la reunión ni desde el borde iniciando el rapel se ve el fondo ni si llega la cuerda. Finalmente dimos unos 38 metros medidos a brazadas y dejamos instalado un desembragable por si había que dar más cuerda cosa que al final no solo no hizo falta, sino que sobraba.  Este tercer rapel es espectacular con alguna zona volada, pero por lo general manteniendo contacto con la pared casi todo el descenso en la poza del final ya fuimos conscientes de lo fría que esta el agua en este tiempo. 







Tras unos pasos por el cauce se llega al cuarto rapel que se realiza por la derecha del agua y que permite un salto desde la mitad de este ya que la poza de recepción tiene profundidad, aunque la mayoría optamos por no saltar. El rapel 5 de la reseña es destrepable y decidimos no continuar ya que la vegetación se espesaba mucho y no parecía que quedara nada muy interesante del barranco.





La sensación global fue de un barranco muy vertical y muy corto horizontalmente, los tres primeros rapeles van seguidos sin pausa y no hay mas de 20 metros hasta el del final. 


Luego comenzó una dura subida con bastante pendiente en la que hay alguna cuerda fija para ayudar a superar un escalón de roca y tras 90 min de caminata llegamos de nuevo al coche y de allí a Cortes de Arenoso a tomar un merecido refresco ya que los neoprenos y la subida nos hicieron sudar un buen rato.






Redacción: Alfonso