domingo, 22 de abril de 2018

Cascada del Salt y barranco Soler, Alcoy.

Andrés propuso el domingo pasado barranquear por Alcoy y salió un magnífico día para acercarnos a la provincia vecina y disfrutar del entorno, nos dimos cuenta que era la fiesta de Moros y Cristianos por los tambores que se oían a lo lejos.


Quedamos todos en Picassent y desde allí nos dirigimos sin distracciones hacia Alcoy. Comenzamos la jornada por la cascada del Salt, un único rapel de 90 mts.
Hicimos combinación de coches y cuando estuvimos todos nos acercamos a lo que pensábamos era la cabecera. 





Encontramos dos parabolts en el suelo cercanos a un árbol, arriba del cauce de la supuesta cascada ya que no llevaba agua. Loli y Andrés pusieron las chapas y montaron la reunión.



Rober bajó el primero con mucho desparpajo, yo fui la siguiente y bajé con el stop porque me daba un poquito de miedito, jejeje, poco a poco fueron bajando los demás, Loli, Ana, Raúl y Andrés.










Abriendo camino Roberto y después de pelearnos con toda la flora del cauce del río conseguimos salir al camino que nos llevó al coche donde nos esperaban Ximo y Bea, el padre y la hermana de Loli.

Gracias a esa combinación de coches y mientras esperábamos que vinieran los conductores, Ximo nos hizo reír mucho con sus anécdotas y comentarios.
Después nos dirigimos al barranco Soler, (barranco compuesto de ocho rápeles y con vistas a la ciudad de Alcoy desde mitad de barranco), haciendo también combinación de coches.

Antes de empezar dimos un bocado y nos acercamos a la cabecera; vimos como un grupo intentaba adelantarnos saltándose los dos primeros rápeles, rápel que nosotros hicimos de una tirada sin fraccionar, en un intento por adelantarlos, quedando un rápel de 35 mts.


En el quinto rápel el grupo nos dejó pasar porque claro está, éramos más rápidos, jajajaja, unos profesionales!!!!!.
Entre Loli, Andrés y Roberto montaron todos los rápeles y los hicimos sin dificultad. Para Bea era su segundo barranco y lo hizo genial.  


























Y para terminar y antes de volver a Picassent nos fuimos a por las merecidas cerves…….fue un gran día con una compañía excepcional.


Redacción: Sonia