domingo, 27 de agosto de 2017

Barrancos Casas Blancas y las Torca.

Robert retomó la actividad que Andrés propuso anteriormente de hacer dos barrancos en el interior de Valencia cerca de Aras de los Olmos, en la localidad de Losilla.
Nos reunimos en esta ocasión Andrés, Loli, Sevi, Robert y yo (Jordi).

El primer barranco, casas Blancas, muy vertical con 9 rapeles muy continuados con 40m el de mayor tirada. Se encadenan uno detrás de otro prácticamente sin ningún tramo de transición.

Las instalaciones no están muy correctas en cuanto a su situación pero la roca es muy quebradiza y eso condiciona las opciones de instalar las cabeceras.

Vistas desde el inicio del Barranco. Perfecta atalaya para contemplar el paisaje.

Primer rapel de 40m Volado














Rapel tras rapel terminamos en el rio Arcos el cual cruzamos en dos ocasiones para encontrar el camino al coche que previamente habíamos dejado en una de las curvas de la carretera que desciende al cauce desde losilla. 


Una vez en el coche ensacamos los neoprenos y nos fuimos dirección al cauce del río a buscar la parte en la cual se engorga formando lo que se conoce como Las Torcas.

En la misma carretera que desciende de Losilla hay un desvió en una curva al poco de pasar el puente que se desvía a la izquierda. La pista esta en mal estado al principio pero con cuidado se puede acceder con un coche normal.


Para afrontar esta parte del rio en principio no es necesario arnés ni cuerdas aunque no está de más llevar una pedaleta y cuerda porque hay un punto en el retorno del cauce que hay una escalera para rebasar una cascada de unos 3m que se hace un poco complicado.







Loli y Robert con estilos diferentes consiguieron subir sin pedaleta. El resto con ayuda de un puño pasamos este tramo, el único que puede causar algún atasco en el retorno.

Lo peculiar de este tramo del río es que por el mismo cauce que se desciende se hace el retorno. 

Inicio del cauce

El recorrido en un par de tramos cortos  muy engorgado y con paredes elevadas hace que sientas lo inhóspito de este lugar. Sin dudarlo recomiendo conocer este tramo del río que ofrece un recorrido muy bonito.

Se puede ver el tronco empotrado en lo alto que da una idea del caudal que puede llegar a tener este río.



Al llegar el final del recorrido Rober y Sevi, exhaustos por lo duro del recorrido no pudieron resistir a hacer una cabezada flotante jeje
Al cobrar las energías, de vuelta por donde habíamos venido.





Una vez en los coches, a cambiarse y a por la merecida cerveza.

Redacción: Jordi