domingo, 20 de mayo de 2018

Barranco del Centenar (Zucaina-Castellón)

DATOS BÁSICOS:
Altura de rápel más largo: R5 con 70 metros o fraccionado de 10 + 60 metros. 
Rápeles: 
      - R1: 4 m
      - R2: 7 m.
      - R3: 12 m o fraccionado 9 + 3 m. 
      - R4: 20 m o fraccionado 5 +15 m (variable en función del agua de la poza).
      - R5: 70 m o fraccionado 10 + 60 m.
Combinación de vehículos: Sí.
Instalación: requipado hace poco.
Caudal: Acuático, el último rápel lo encontramos sin agua.
Aproximación: desde el Mas de Villar, casi inmediata.
Retorno: 10 minutos.
Desnivel: 120 metros.
Longitud: 300 metros.


Tras proponer Iván realizar el barranco de Centenar en Zucaina, nos apuntamos para realizarlo el domingo 21 de mayo de 2018 un buen grupo de intrépidos barranquistas: Sevi, Iván, Samuel, Silvia y yo (Sime); se une también al grupo Josué del Club Muntanyer i Espeleològic de Xeresa.


Antes de llegar a Zucaina, paramos en el bar de la piscina de Montán y hacemos la típica parada para coger fuerzas (bar recomendable 100%). 






Después del almuerzo nos dirigimos a nuestro destino: Zucaina. Una vez allí y tras dar unas cuantas vueltas y consultar varias veces dónde se encontraba la zona donde dejar los coches de retorno y el camino de acceso hasta el inicio del barranco en el Mas de Villar (ya que disponíamos de una reseñas equivocadas) por fin los encontramos. 

Se puede hacer combinación de vehículos, dejando el vehículo de retorno una vez que hemos pasado Zucaina en el km 39 de la CV-190 (unos metros antes del puente del Centenar) y el otro vehículo en la cabecera del barranco en el Mas de Villar; para acceder al Mas de Villar hay que entrar por un camino situado en el km 35 de la CV-190.
Desde la salida del barranco hasta el vehículo de retorno se llega andando por una senda que se encuentra a unos 100 metros a mano derecha justo de acabar el último rapel, en unos 10 minutos o menos llegamos al coche.
El barranco ha sido reequipado hace poco y cuenta con 5 rápeles según reseñas (aunque en realidad son 8 rápeles si se fraccionan R3, R4 y R5 como nosotros hicimos).
En los cuatro primeros el barranco llevaba agua (no mucha) por lo que se hace imprescindible el uso de neopreno. El rápel final y de mayor altura conocido como “El Chorrador” (70 metros o fraccionado de 10 + 60 metros) ya no llevaba agua.








Los primeros rápeles son sencillos y sin ninguna dificultad técnica por lo que aprovechamos para practicar instalaciones y pasamanos los que menos experiencia tenemos, supervisados siempre por Sevi y Jesué (muy atentos y grandes maestros los dos).







Barranco recomendable 100%, corto, pero con gran atractivo. El último rápel le da el toque emocionante y hace que valga la pena desplazarse hasta allí solo por este último, una lástima que no llevase nada de agua… Pero no importa, volveremos!!!


Una vez acabada la actividad, regresamos hacia Valencia no sin antes hacer una última parada en el bar de la piscina de Montán para tomarnos una merecida cervecita.

Redacción: Sime