domingo, 2 de diciembre de 2018

Espeleo-Peques en Cueva Cerdaña.

Salida de nuestros Tracaniños a la Cueva de Cerdaña en el término municipal de Pina de Montalgrao (Castellón).
Para algunos de ellos es su primera cueva....



Nos juntamos veinte personas entre socios del club con sus nenes y algunos familiares que también trajeron a los suyos.

A las nueve de la mañana ya estábamos todos listos y de camino a Caudiel, concretamente al Mas de Noguera donde empieza la aproximación hasta la cueva. Desde el Mas y a ritmo de nenes tenemos un poco mas de media hora hasta la misma boca de la cueva. Como hay niños muy pequeños, subimos un poco mas con el coche hasta otro parking que nos deja mas cerca, son unos quince minutos menos. Preparamos material, comida, agua, chuches y para arriba.
Todos subieron muy rápido y sin quejarse, algún que otro adulto si que protestaba de la subida, pero los nenes ninguno. Y yo preocupado por si los nenes no eran capaces de llegar. A la próxima salimos directamente desde el Mas porque visto lo visto los niños están muy fuertes.

Ya todos en boca de la cueva almorzamos mientras vamos equipando a los nenes.
Entramos ya, adultos y niños. Asombrados y con la boca abierta al ver la primera sala. Por la segunda boca de esta sala incide el sol alumbrándola toda y dejándonos una estampa preciosa.
































Nos dividimos en dos grupos. Unos nos vamos hacia la derecha donde está el único paso de la cueva que precisa de cuerda, un paso estrecho vertical de unos cinco metros. El otro grupo empezó a descender la primera rampa, aun con luz solar, en busca de la primera grieta donde da paso al mega caos de bloques.


Para llegar al paso de la cuerda nos hay que introducirse por un par de gateras hasta llegar a la pequeña vertical. Instalamos cuerda y descendemos dos niños y tres adultos. Este destrepe da paso a  una enorme sala alargada, arrampada y con un gran desprendimiento. Vamos descendiendo sorteando los diferentes obstáculos y contemplando las formaciones hasta que llegamos al final, a -80m.

Retrocedemos sobre nuestros pasos y vamos en busca del otro grupo, al mega caos.




Localizamos al otro grupo disfrutando como niños que son. Arrastrándose, llenándose de polvo, barro, etc, etc. Descendimos un "tobogán" y de vuelta a buscar la boca.



Una vez fuera, foto de grupo y para abajo a los coches.






Rematamos en el bar, como es de costumbre. Carne a la brasa, embutido, bravas, dulces, etc, etc....



































Y cada mochuelo a su nido.

Redacción: Andrés.