sábado, 4 de mayo de 2019

Barrancos D´en Girona y Salt del Cabrer

Tras un primer intento fallido por mal tiempo por fin pudimos ir a Morella a conocer estos dos barrancos de los que tan bien hablan las reseñas a pesar de su brevedad. Formamos un grupo de 4 con Arturo, Carlos, Carlos y yo y ninguno había estado en ellos previamente. Dado que la actividad prometía ser larga quedamos pronto para almorzar sabiendo que durante la actividad no pararíamos a comer. Aparcados los coches en el parque eólico, decidimos vestirnos con los neoprenos ya que la temperatura era de 4 grados y soplaba un aire bastante fuerte. Al pasar la puerta metálica que citan las reseñas nos dimos cuenta que el camino era malo, pero si transitable para el coche por lo que cogimos uno que aparcamos donde se deja el camino para bajar al barranco poco después de pasar una masía derruida opción más que recomendable que nos quita casi dos km de retorno cuesta arriba al final de la actividad. Desde el camino el acceso al barranco D´en Girona es intuitivo sin senda sino campo a través siguiendo algunos cauces menores que van a verter al barranco, al acercarse a este la vegetación sobre todo la punzante se hace mas tupida y complica las cosas, si bien los aficionados a la botánica podrán identificar para su deleite mas de 4 variedades de plantas con espinas. Superadas parcialmente las espinas vino barro y terreno cenagoso para complicar un poco más las cosas, pero finalmente pudimos alcanzar el cauce del barranco.

El cauce es cerrado, pulido y bonito como describen las guías, lo pillamos con caudal pero bastante bajo, los rapeles son sencillos y de poca altura, pero el conjunto es atractivo. En el primer rapel de 6 metros se quedo atascada una cuerda y toco remontar para recuperarla. En total hay 5 rapeles ya que el penúltimo que viene en las reseñas en realidad es un pasamanos ya que la cabecera del ultimo y mas alto es un poco expuesta. Tras el ultimo rapel se pasa una arqueta de agua y se sale por la izquierda de nuevo campo a través, pasando un corral derruido y muchas mas zarzas que en el acceso. Al llegar al camino lo seguimos en sentido descendente para buscar el inicio del siguiente barranco el Salt del Cabrer.

El acceso a este barranco tampoco es cómodo y además hay bastante vegetación en el cauce inicialmente que obliga a salir de el en varias ocasiones además la mayor parte de este barranco consiste en andar por el cauce ya que hasta casi el final no se estrecha y tiene los saltos. Además, al poco de comenzar a andar el agua desapareció y el barranco lo realizamos sin agua.

La parte bonita que describen las guías es realmente el final donde hay tres rapeles cortos y mas o menos seguidos. De nuevo el ultimo rapel, el mas alto y atractivo tiene acceso por pasamanos lo que le dota de cierto atractivo. Nada mas acabar se sale por la derecha del cauce y rápidamente se alcanza una masía y la pista de retorno al coche tras varios kilómetros de caminata. 



En total 6 horas de actividad de las que poco tiempo fue de descenso de barranco. No creo por lo que comentamos que ninguno de los cuatro se anime a repetir estos barrancos por lo cortos que se quedan para el esfuerzo y pinchazos que hay que sufrir para realizarlos o si acaso el D´en Girona que requiere monos esfuerzo es más estético y tiene agua aunque poca. 

Redacción y fotografía: Alfonso