domingo, 29 de enero de 2017

Barranco río Juanes, (Buñol).

Buñol tiene algo más que su famosa tomatina, y es que tras el diluvio caído en días anteriores en toda la Comunidad Valenciana, decidimos bajar (Robert, José Ángel y Mina) el Barranco de Juanes que debido a que su buen caudal, nos iba a permitir disfrutar de él como peces en el río.

Dos de nosotros teníamos que estar a la hora de comer de vuelta, motivo por el que decidimos madrugar un poco y quedar a las 8 de la mañana en la zona de aparcamiento cercana a la Cueva del Turche, para posteriormente desplazar uno de los coches al encabezamiento del barranco.

Tras una primera aproximación rápida, tocaba despertarnos de buena mañana con un primer salto en una poza, justo antes del primer rápel. Se trata de un rapel encajado, que debido a su buen nivel de agua, y ser mi primer barranco con corriente, no me dejó nada indiferente.

Pero la aventura no había acabado, pues a partir de aquí empezaba otro rápel muy bonito descendiendo por la conocida cueva de las palomas, teniendo que realizar un fraccionamiento.

Tras este descenso, tocaba andar, primero entres charcas, matorrales y zarzas bastante costosas de pasar, para posteriormente encontrar un sendero mucho más apetecible que discurría por el margen derecho del río y que más adelante, atravesaba el río conduciéndote finalmente al otro margen.
Conforme vamos caminando a lo largo del río, podemos apreciar varias formaciones de rocas a su paso del agua hasta finalmente adentrarnos nuevamente en el barranco y llegar a una cueva o como decía José Ángel “La habitación”.
Como el caudal era muy bueno, decidimos marcarnos un salto justo en la poza de acceso a la misma. 



La cueva merece la pena visitarla y hacerse unas fotos. Continuamos por el barranco hasta llegar a la zona encañonada y los dos últimos rápeles, donde termina el barranco en lago de la Cova del Turche. 
El rápel tiene 35 m. siendo volados los 10 últimos acabando en un lago enmarcado en un gran anfiteatro de roca y que posee un área de picnic. Este conjunto geológico, se trata, al parecer, de una colina que en su día se hundió formando un hueco en la tierra que se comunica con el exterior, mientras que la parte hundida fue llevada por el río. El hueco que quedó fue llenado por los arrastres del río, como se puede observar en los distintos niveles.

Sin embargo, el día se empañó un poco, aunque visto desde casa, no deja de convertirse en algo anecdótico y divertido que nos puede pasar a todos, al formar parte como espectáculo de todos los turistas allí presentes, los cuales les resultaba más ameno ver cómo intentábamos soltar la cuerda de bajada que se había quedado atrapada que ver el propio entorno. Finalmente, tras un periodo largo de tiempo, conseguimos entre los tres sacarla y nos llevamos algunos aplausos y es que formamos un buen equipo.

En definitiva, un barranco beneficiado por las intensas lluvias, para disfrutar y sobretodo cerquita de casa.

Redacción: Carmina

sábado, 21 de enero de 2017

La Chana + Calçotada.

Calçot es una palabra del catalán, en castellano también conocidos como calsots, con la que se denomina a una variedad de la cebolla, concretamente la variedad conocida como Cebolla tardía de Lérida. Son habituales en la zona interior de Cataluña, pero especialmente de toda la zona occidental, correspondiente a las tierras del Ebro y la comarca del Alto Campo, siendo el plato más emblemático de la población de Valls (Tarragona). Es uno de los platos típicos de la gastronomía catalana, muy consumido a finales de invierno con salsa romesco o salvitxada, completando con un segundo plato compuesto por carnes y butifarras típicas. El calçot de Valls (Tarragona), protegido por una denominación de origen, se caracteriza por una longitud de 15 a 25 cm (parte blanca) y un diámetro, medido a 5 cm de la raíz, de entre 1,7 y 2,5 cm.

Origen del nombre "Calçots"; viene del hecho de que en su cultivo se amontona tierra sobre los brotes que crecen de la cebolla inicial ("calçar la terra sobre la planta"). Esto se hace para conseguir un tallo blanco de unos 20 a 25 cm.

Después del preámbulo vamos al grano.
Algunos miembros del club ya somos asiduos a este tipo de "cebolla". Cuando en época invernal subimos a Pirineos a barranquear siempre intentamos darnos un homenaje de calçots.
Ahora ya no hace falta ir tan lejos para degustarlos. En cualquier hipermercado de las grandes superficies se pueden comprar, también la salsa romescu ya preparada. Para cocinarlos solo hace falta fuego generado con sarmiento (sarmiento: es el vástago o rama de la cepa de vid, de donde brotan las hojas, los zarcillos y los racimos). Como no todo el mundo dispone de barbacoa en su casa ni disponibilidad de conseguir el sarmiento, Jose Dolz propuso de ir a un restaurante, que mejor que te lo hagan a hacerlo tú.
Encontramos una antigua alquería de Alboraia acondicionada a restaurante donde preparan los calçots con todo lo que se les acompaña, carne, embutido, patatas, etc, etc.
Se abrió un hilo en el Foro de Quedadas para hacerlo extensivo a todo los miembros del club, y que finalmente participamos catorce comensales.

Como la calçotada era por la noche, se nos quedaba un poco vacío el día 😉. Se abrió un hilo para hacer barranquismo "invernal", entre comillas porque era en la Comunidad Valenciana, aprovechando el temporal que la azotaba. El día de antes se tuvo que desestimar la zona por aviso de Riesgo Muy Alto por nevadas. Inmediatamente cambiamos de ubicación, el elegido fue el barranco de La Chana o también conocido como Peñas Rubias.

Barranco de La Chana o Peñas Rubias. (link crónica)
Desde su apertura en febrero de 2015 nunca habíamos podido ver este descenso con agua. Teníamos información de gente del pueblo de que antaño siempre tenía agua, aunque fuera un hilo. Nosotros nunca la hemos visto, pero por la formación del barranco y por la gran poza excavada en el último rapel, hace evidenciar de que si que alguna vez llevó agua y bastante.


Llegamos a Viver Dolz, Carlos Capitán, y yo (Andrés) y nos encontramos un gran despliegue de la UME. Nos fuimos a almorzar y allí estaban almorzando los oficiales y suboficiales de la UME. Les esperaba una jornada muy dura en la zona de Barracas.

Ya con el buche lleno nos dirigimos al parking del final del barranco. Nos vamos encontrando todo nevado. Aun no había pasado nadie por el camino, íbamos abriendo huella con el coche de lado a lado.....
Antes de llegar al parking ya vemos a nuestra derecha los últimos rapeles y de repente "!!!Ostía que pasada. Pedazo de chorro que cae¡¡¡". Menos mal que cogimos los neoprenos, los dos menos Carlos.






El día no pintaba nada apacible, así que rápidamente nos cambiamos sobre la nieve y a por el barranco.













Vídeo aproximación
video





Llegamos a la cabecera del R1, y donde en la poza de recepción instalamos en su día unos spits para montar un guiado y así quien quisiera podría practicar el montaje, estos se habían quedado debajo del agua, impresionante.





Bajamos este rapel por dentro de todo el activo y con buena duchita fresca. Seguimos hasta el R2 donde en su día montamos un monopunto aunque no era necesario nada. En estas condiciones si se quiere bajar por el activo si que es necesario montar cuerda.

Llegamos al R3, inicio de la vertical, y aquí no hubiera estado demás tener un punto unos tres metros detrás de la cabecera para poder llegar a esta con seguridad. Quien nos iba a decir que esto podia coger tal cantidad de agua. Trepando por la derecha pudimos acceder la cabecera. Llegamos al R4 y a partir de aquí comienza el Rock and Roll.


Metros antes de llegar a la cabecera del R5 el agua se canaliza para posteriormente salir proyectada horizontalmente. Queda un pequeño hueco para poder pasar y montar el R5 y descender hasta la cabecera mas divertida de todo el descenso, el R6.

Vídeo acceso al R5
video



Descendí el R4, monté el R5, el R6 y me quedé colgado por debajo del caño esperando a Jose.

El agua en este punto no molestaba mucho, pegándome a la izquierda evitaba que me diera en la cara, pero aun así estaba fría. Jose llegó a mí y automáticamente bajé hasta el R7. Jose empalmó cuerdas y se reunió conmigo en el R7.




VÍDEO FINAL

video


Ya solo nos quedaba la última rampa y contemplar la preciosa cascada final. Ya teníamos a Carlos abajo, siguiendo con su particular reportaje fotográfico.



Llegamos al coche, un poquito de caldo calentito y al bar.















Ya con los tres cada uno es su casa, una siesta y a por la calçotada.

La Calçotà
Poco a poco fueron apareciendo los comensales, Dolz y familia, Diego y familia, Lucia con Luna, Carlos Capitán, Toni Gironés, Loli y yo.

El restaurante lo abrieron solo para nosotros. Nos montaron una mesa en el centro del salón que parecía la Mesa Redonda del Rey Arturo y sus Caballeros.
Allí tuvimos al camarero de plantón al lado de la mesa a nuestro servicio.




La cena constaba por persona de:
-Una teja de diez calçots.
-Longaniza picante
-Patatas con chuletas
-Postre de calabaza asada
-Bebida
-Café
-y licores.




Decir que estaba TODO buenísimo y la atención exquisita.

Disfrutamos todos, niños, no tan niños y mayores. Es lo que tiene cuando la compañía es grata y la comida mejor.....



Redacción: Andrés.

domingo, 15 de enero de 2017

Avenc Ample, (Vall d´Ebo).

Domingo por la mañana, Salva pasa a por mí y nos dirigimos a la Vall d´Ebo.
Una vez hecha la parada obligada del almuerzo en Pego nos disponemos a ir a la boca del Avenc Ample.
Tras alguna pelea con el GPS llegamos y nos disponemos a emprender el descenso.

El descenso principal tiene los primeros puntos en químicos y luego tenemos la opción de descender haciendo la instalación sobre spits y sobre parabolts, a gusto del consumidor.

Tras llegar bajo con la cuerda enrasada (60 m) nos quitamos los equipos para atravesar una gatera infernal pero que sin duda merece la pena ya que nos llevarían luego a una sala enorme y preciosa.




Redacción: Alberto Ll.

Revisión bco. La Cingla + calderas en Alcublas

En el pueblo se Dolz se celebraba la festividad de San Anton. El sábado bendijeron los animales y el domingo se hicieron juegos para niños, adultos y calderas para todo el pueblo.
Jose invitó a quien quisieraa del club a comer caldera en su casa.

Si no hacíamos alguna actividad por la mañana, la caldera nos podría sentar mal, jejeje. Así que aprovechando la cercanía del barranco de La Cingla, abierto por Jose y Andrés, fuimos a revisar en el estado en que se encontraban las instalaciones por si era necesario cambiar alguna.

El día anterior tuvimos buen tute y madrugón para ir al barranco de Abdet y el de Bolulla, así que algunos integrantes de la expedición Alcublas no pudieron aguantar y se quedaron en su casa...
Finalmente fuimos Loli, Carlos Capitán y yo (Andrés). Dolz se quedó en el pueblo supervisando la logística de las calderas.



Llegamos sobre las diez al parking de la Fuente del Señor con una temperatura de 4º C. Nos hacia presagiar lo que nos deparaba la mañana.








Empezamos la aproximación de una hora con frío y mucho viento, lo que hacía disminuir y mucho la sensación térmica. Al subir el collado y cambiar a la cara sur se notó bastante la disminución del viento.



Bajamos al cauce y nuestra sorpresa, pozas congeladas. Por lo visto del agua caída en las últimas lluvias.


La recepción del primer rapel, no estaba congelada en su totalidad pero casi.



Conforme íbamos avanzando nos encontrábamos mas pozas congeladas. Algunas de ellas sin agua, pero con un espesor de hielo de mas de 4cm.

                                      

                            

Seguimos progresando hasta el rapel mas alto de todo el descenso. Su recepción también estaba congelada.

                                      

                                                                        

Y este es el aspecto en que los no fuimos encontrando.
Matizar que en dos ocasiones nos nevó pero sin llegar a cuajar.
                                                                                   
                                     

                                                 



                                                                                
Finalmente hicimos nuestro cometido. Revisión de instalaciones y todas en perfecto estado con solo algunas tuercas de los parabolts flojas.
A las dos llegamos a Alcublas. Preparamos los calderos y a la plaza a recoger nuestra caldera.


Comida con la familia Dolz y para rematar "els pastissets de boniato del for de Pilarin, de Museros", estos que tanto le gustan a Pimpollo.
                                         
Redacción: Andrés.