sábado, 9 de enero de 2016

Sima Sancho. Se nos coló un barranquista.....

El pasado sábado tres valientes fuimos de visita a la sima Sancho que se encuentra en la zona de Barx, aunque pertenece al municipio de Pinet. Éramos Arturo, Andrés y yo, conocido como Carlos Salsa.

Se trata de una sima interesante cuya profundidad alcanza los 162 metros. Aunque con cuerdas se bajan hasta los 150 metros aproximadamente. Así que no es para tanto.
Es durilla la sima, o esa es mi percepción ya que últimamente las vísperas de este tipo de actividades acabo con dolor de cabeza galopante. Será que me hago viejo.
Iniciamos el descenso casi al mediodía. Después de bajar dos pozos viene una trepada buena. Y de la trepada un pasamanos para montar la cabecera de un pozo sin apenas apoyos.




Unos pozos más abajo como somos muy intrépidos y exploradores nos fuimos por el pozo equivocado.
Yo me quede en la cabecera del pozo cavilando si era ese pozo o era otro que estaba a nuestra espalda. Pero esto es espeleo y se trata de mover el cuerpo.




En la exploración de ese pozo hubo un momento que escuchamos algo que caía golpeando la roca. Era un ruido metálico. El compañero que iba en punta en la exploración nos confirmo que se trataba de un anclaje multidireccional para parabolt. Le acompañaban en la caída arandela y tuerca. La bolsa donde estaba ese material se había roto debido al roce con las estrecheces del pozo. No sé a vosotros pero ese ruido de algo que va cayendo y golpeando la roca se me hace eterno y me provoca como un pensamiento de que caer por ahí no debe llevar a nada bueno. Reflexiones a parte, mis compañeros de aventura remontaron y continuamos el descenso por la otra vía. 

Bajamos un par de pozos mas y llegamos hasta la base del último. Habíamos alcanzado la cota de -150 metros. Se podía bajar unos 10 metros más sin cuerdas destrepando y agachando el lomo por una fisura estrecha. Viendo el reloj y que el hambre nos acuciaba decidimos comer.

-150 m
Serian las 16:30, aun una hora decente. Ahora claro está, a deshacer lo andado y desmontarlo todo. En el pozo que sigue a la trepada la cuerda no quería subir. Estaba yo al abrigo del pasamanos alejado de la vertical muy a gusto. Pese a no tener nudos se había quedado enganchada en alguna fisura. Yo tira que tira y nada. Que no subía. Desde ahí yo no tenía intención de volver a montar la cabecera del pozo para poder intentar recuperar la cuerda con más facilidad. Me notaba cansado y ya pensaba en cortar la cuerda para poder llevarme algo. Por suerte le pegué un buen par de oscilaciones al estilo cowboy y la cuerda salió.

Salimos de la sima sin más complicaciones. Serian las 20:00 cuando ya bajábamos la senda en busca del coche.


El cansancio hizo que tropezara con una roca con tan mala fortuna que el pie se quedo bloqueado y al yo caer se produjo un giro excesivo en la rodilla de la misma pierna que me causó dolor. Pude llegar al coche con mi propio pie y los compañeros me ayudaron llevando mi petate. Al día siguiente acudí al hospital y el diagnostico fue de torcedura de rodilla. No llego a esguince. Nada grave. Una semana con vendaje compresivo y reposo. No pasa nada amigos. Nos vemos en las cuevas. 


Pero terminemos con humor, fijaros en las fotos y observad a nuestro querido Andrés fiel siempre a su culera de barranquista.


Redacción: Carlos Salsa

1 comentarios:

sportvity dijo...

Amigos de la espeleologia. Os invitamos a visitar nuestra gama de anclajes quimicos con tratamiento anticorrosión, especialmente pensados para entornos agresivos y de alta salinidad, fabricados en acero inox AISI 316L.
Puedes consultarlos en: Tienda escalada online